CUARENTA DÍAS

cuaresma

“La sugestiva ceremonia de la Ceniza eleva nuestras mentes a la realidad eterna que no pasa jamás, a Dios; principio y fin, alfa y omega de nuestra existencia.” Juan Pablo II

 

Día frío y la agenda repleta de gestiones que me han llevado a Madrid, desde primera hora de la mañana. Camino con paso rápido ya que, como casi siempre, el margen de tiempo del que dispongo es más que ajustado. Aun así, me permito observar los peatones con los que me voy cruzando por el bullicioso y cosmopolita paseo del Prado. Siempre me ha gustado contemplar los edificios y empaparme del entorno de la ciudad, porque es una buena fórmula para aprender cosas. Compruebo que Carmena, ha llenado todo el paseo de Prado y numerosas calles de la capital con banderolas de colores en las que se da la bienvenida al Nuevo Año chino. Y es que la alcaldesa podemita ha anunciado en uno de esos característicos arrebatos de diversidad cultural malentendida que padece de forma crónica, que Madrid volverá a acoger con un gran despliegue de medios y de presupuesto, la llegada del Año Nuevo chino, en unos festejos que acogerán Usera y Plaza de España, y que se extenderán, nada menos que desde el 9 al 29 de febrero.

El hecho de que se haga un guiño a la numerosa comunidad china que habita en la capital, es en su esencia un hecho positivo, lo indigno y lamentable, es la intencionalidad de tal celebración y, sobre todo, el vil sectarismo hacia el cristianismo, fe mayoritaria de los madrileños y los españoles, cuna de nuestra cultura, de nuestra historia y nuestras tradiciones y que sin embargo, es vilipendiado por la formación morada con tanto desprecio. Porque escudada tras ese falso apoyo a la diversidad cultural, la celebración del Año Nuevo Chino acapara todos los focos y portadas, mientras a la celebración de la Cuaresma cristiana que comienza el próximo miércoles 14 de febrero, con la imposición de la cecina, no se le ha dado la menor transcendencia. ¿Diversidad y pluralismo cultural? No, señora Carmena, más bien, rancio sectarismo. ¿Buenismo hacia otras culturas? No, señores de Ahora Madrid; más bien un plan estratégicamente estudiado para ampliar la red clientelar de Podemos y para colocar a sus afectos en direcciones artísticas o como dinamizadores culturales.

Me viene a la cabeza un mensaje que precisamente está circulando estos días por las redes sociales que dice: “El próximo día 14 comienza la Cuaresma para todos los católicos y no la ha anunciado ni un telediario, y como estoy harto de que me digan cuando empieza y termina el Ramadán, por eso lo anuncio yo. Más allá de ser nuestra religión, exijamos dignidad y respeto a nuestra tradición.” Pues quien dice el Ramadán, dice el Año Nuevo Chino. Porque la pluralidad consiste en tratar con igualdad y, sobre todo, con proporcionalidad y respeto al arraigo, y el gobierno de Carmena y, por extensión, los dirigentes y miembros de la formación morada, están ensalzando e impulsado celebraciones de culturas minoritarias y sin arraigo en nuestro país, mientras desprecian y tratan de aniquilar nuestras profundas raíces cristianas.

Ejemplos de su sectarismo los hallamos permanentemente, sin ir más lejos, en 2017, Ahora Madrid destinó 150.000 euros a promocionar la fiesta musulmana del Ramadán en la capital, lo que supuso tan sólo 25.000 euros menos de los dedicados a la Semana Santa. Además del apoyo económico, no se escatimó en apoyo institucional ya que tres concejales de Ahora Madrid promocionaron el Ramadán, mientras en la celebración cristiana no hubo ninguna representación institucional. ¡Eso es pluralidad!

Con asombro pienso qué acertado ha estado el Papa Francisco este año con su mensaje de Curesma, para el que se ha inspirado en una expresión de Jesús en el Evangelio de Mateo, que dice “Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría”. También de una forma oportunísima habla el Papa de los falsos profetas, diciendo que “son como «encantadores de serpientes», o sea, se aprovechan de las emociones humanas para esclavizar a las personas y llevarlas adonde ellos quieren. […] Otros falsos profetas son esos «charlatanes» que ofrecen soluciones sencillas e inmediatas para los sufrimientos, remedios que sin embargo resultan ser completamente inútiles…”

Estos cuarenta días que quedan hasta la celebración de la Semana Santa, los cristianos nos preparamos en este tiempo litúrgico tan especial de conversión y penitencia, para recibir la Pascua. Rememoraremos el ayuno y el sacrificio que hizo Jesús en el desierto durante cuarenta días y cuarenta noches, en una tradición cristiana que ya se celebraba desde los siglos II y III. Y, así, mientras otros se dedican a encantar serpientes, los cristianos nos prepararemos para recibir la Pascua porque es tiempo de Cuaresma.

Anuncios

EL REY DE MI GENERACIÓN

el-rey-de-mi-generacion

“No hemos llegado hasta aquí para temer al futuro sino para crearlo”.
FELIPE VI

Su Majestad el Rey ha cumplido cincuenta años. Medio siglo de trabajo abnegado, de esfuerzo personal y de preparación constante para poder llegar a ser proclamado Rey de España, esa España por la que siente patriotismo y amor a raudales, tal como trasciende a través de las imágenes y las palabras de las que hemos sido testigos durante cincuenta años. Pero Felipe VI no se ha preparado simplemente para alcanzar la monarquía, sino para ser un buen Rey para todos los españoles.

El 19 de junio de 2014, Felipe VI fue proclamado Rey ante las Cortes Generales, tras la abdicación de Don Juan Carlos, semanas antes. Llegaba, pues, su momento… el del cambio generacional. Un momento ciertamente complejo para la Monarquía, ante una sociedad exigente en materia de ejemplaridad y transparencia, cuyo reto principal era nada menos que afianzar la Monarquía constitucional logrando, de nuevo, el respaldo de una parte de la ciudadanía que se había vuelto muy crítica en los últimos tiempos. Y, por otro lado, un momento extremadamente complicado para España, en su conjunto, por el desafío secesionista de Cataluña, que alcanzó su momento más álgido el pasado 27 de octubre, cuando el Parlament declaró la “República Catalana”, lo cual suponía un ataque frontal a la unidad de España y, naturalmente, a la institución de la Monarquía Parlamentaria.

El pasado mes de octubre, Felipe VI tuvo que vivir su particular 23-F, esta vez como protagonista, lejos ya de aquella noche del año 1981 en la que su padre, el Rey Don Juan Carlos, le hizo permanecer despierto y a su lado, mientras se dirigía a través de la televisión a todo el país, sofocando el golpe de Estado que se había pretendido perpetrar desde la sede del Congreso de los Diputados. En esta ocasión, treinta y seis años después, y ya en plena madurez, el monarca dio una lección magistral de arrojo, valentía y sensatez, dirigiéndose a todos los españoles a través de la televisión, con un mensaje ejemplar y contundente en el que no dudó en hablar claramente sobre la conducta irresponsable de los líderes catalanes del procés, sobre quienes afirmó estaban “menospreciando los afectos y sentimientos de solidaridad que han unido y unirán al conjunto de los españoles; y con su conducta irresponsable incluso pueden poner en riesgo la estabilidad económica y social de Cataluña y de toda España”, alentando a los legítimos poderes públicos del Estado a garantizar el orden constitucional y la vigencia del Estado de Derecho. Naturalmente, los golpistas, siguieron con su hoja de ruta, llegando a proclamar la república catalana tres semanas después del discurso del Rey, pero para entonces, las palabras del monarca, ya habían hecho su efecto, inoculando el ánimo y la esperanza en una sociedad acosada y hastiada por las autoridades golpistas.

El Rey viajará a Barcelona este mes de febrero, para acudir al Mobile World Congress, una de las citas económicas y de proyección internacional más importantes del año para Cataluña. Y lo hará para apoyar con su presencia, la recuperación económica de la región. Para él, España es lo primero, y por ello, ha vuelto a Cataluña en repetidas ocasiones, a pesar de haber padecido más de una vez, encerronas y abucheos.

Pero este es el perfil de Felipe VI, el perfil de un Rey que está plenamente informado de la situación del mundo empresarial, político y social y es conocedor de sus proyectos e iniciativas. Que respeta y aplaude la diversidad cultural. Un Rey sobradamente preparado, capaz de hablar en el importante Foro Económico Mundial, celebrado en Davos hace pocos días, y sorprender muy positivamente a un auditorio de primerísimo nivel, conformado por empresarios y dirigentes políticos globales, por su carisma y sus claras y contundentes reflexiones sobre el respeto a la Constitución y la defensa del imperio de la ley, ante el problema del secesionismo planteado en nuestro país.

Pero, sobre todo, Felipe VI es el Rey de mi generación. Un rey cercano con el que hemos crecido y con el que nos identificamos plenamente toda una generación de españoles, que compartimos a través de aquella incipiente televisión que ya cobraba una importancia sin precedentes a finales de los años setenta, imágenes y recuerdos. Cómo olvidar aquella imagen de su cara de emoción al ser testigo de la coronación de su padre como Rey, cuando era un niño de siete años, y se abrían las puertas a un nuevo tiempo para España vinculado a la Transición. O aquélla otra, en la que hacía entrada en el estadio olímpico de Monjuic como abanderado del equipo olímpico español en los Juegos de Barcelona 92, transmitiendo una emoción y un orgullo del que todos fuimos partícipes.

Felipe VI ha crecido con cada uno de nosotros y con la percepción que tenemos de la más reciente historia de España. Siempre ha estado en el lugar que le correspondía, con las víctimas, y con las personas más vulnerables… En este cincuenta cumpleaños, le deseo un tiempo de prosperidad, de crecimiento y de paz, porque ello implica que sería así para España, para nuestra generación y, también, para las venideras.

CERROJAZO A LA TAUROMAQUIA

tauromaquia

“El torero sigue siendo mítico y, cuando expresa la valentía el pueblo se enardece y los viejos entusiasmos reaparecen”. Enrique Tierno Galván, Político, Sociólogo, Jurista y ensayista español

Cerrojazo del Gobierno de Manuela Carmena a la Escuela de Tauromaquia Marcial Lalanda, en el Batán de Madrid. El 24 de enero fue un día triste para los aficionados y amantes del mundo taurino tanto de Madrid, como del resto de España. Ese espacio de paredes blancas y suelo de arena, donde cientos  de jóvenes han encontrado, durante casi setenta años, un segundo hogar y con él una segunda oportunidad donde guarecerse de las tormentas que les acechaban, quedaba mudo esta semana. La Escuela de Tauromaquia del Batán, ha sido para muchos de ellos, un espacio vital de crecimiento, que les ha salvado de estar contra unas tablas, mucho más peligrosas que la de color grana de un burladero, ofreciéndoles la oportunidad y la esperanza, de vivir una nueva vida, lejos de la marginalidad social que muchos padecían, y que parecía abocarles, en algunos casos, al mundo de las drogas o la delincuencia, tal como ha explicado generosamente, el torero José Miguel Arroyo Joselito, co-director de esta Escuela de Tauromaquia.

Y es que tal como cabía esperar, por las continuas muestras de  sectarismo e ignorancia del gobierno de Ahora Madrid, el Ayuntamiento de la capital extinguía el contrato de las clases de una Escuela levantada en 1950, en la que se han gestado grandes maestros del toreo como El Juli, Miguel Abellán, Óscar Higares, Cristina Sánchez, o Uceda Leal, entre otros.

Pero, desgraciadamente, ya conocemos todos cómo funcionan los mecanismos sectarios de la formación morada, sustentados en una “persecución” obsesiva de todo aquello que les molesta, a lo que habitualmente llegan a enfrentarse con tintes de absoluto odio, que superan con creces el matiz del desprecio. Porque, queridos lectores, cuando Podemos, ya sea en su versión Ahora Madrid, o en cualquiera de sus fórmulas locales, “odia” algo, carga con todos los medios imaginables, para lograr su completa aniquilación. En eso consiste, básicamente, su sectarismo; en no respetar los gustos, las aficiones, los ideales, valores y tradiciones de los demás y, naturalmente, en tratar de borrarlos del mapa. El propio torero Joselito, lo ha definido muy bien estos días, cuando ha criticado que la ideología de Ahora Madrid parece aperturista pero «luego hacen las cosas porque les sale de las narices».

Carmena escudó su decisión con argumentos como la falta de presupuesto para sostener esta Escuela, cuando la realidad es que el coste de su mantenimiento es nimio, si lo comparamos con las cifras que engrosan otras partidas presupuestarias del Ayuntamiento de Madrid, destinadas a cultura alternativa, que se distancian enormemente de nuestra fiesta nacional, arraigada tan profundamente en España. Sin embargo, cifras y justificaciones aparte, de todos es conocido, el enorme desprecio que el Gobierno municipal de Carmena, siente hacia la tauromaquia, sin duda, motivado por su sectarismo e ignorancia.

Pero, naturalmente, el odio suele resultar cegador y siempre invita a la ignorancia, porque cuando hablamos de tauromaquia, abarcamos un espectro que va más allá de los espectáculos taurinos como corridas de toros o  encierros. La tauromaquia es arte, es cultura, es turismo, es economía y es empleo. La industria cultural de la tauromaquia supone mayor desarrollo para  una economía, como la española, que necesita del apoyo de todos aquellos sectores que sean capaces de generar empleo y riqueza en nuestro país.

En este sentido, hay que tener en cuenta desde el punto de vista del sector agrícola y ganadero, que existen empleos de oficios tradicionales y de artes, que se siguen manteniendo gracias tanto a la tauromaquia, como a todas aquellas actividades primarias relacionadas, que son su sustento, tales como el campo y la ganadería del toro bravo.  Cada año, 40 millones de personas acuden en nuestro país a espectáculos taurinos, llegando la cifra a 60 millones, en todo el mundo.

La fiesta nacional expresa valores universales y forma parte del patrimonio cultural digno de protección en todo nuestro territorio, ya que es indisoluble de nuestra cultura popular. El arte del toro, no está presente exclusivamente en la tauromaquia, sino que ha sido acogido por otras artes, como la literatura, la pintura, la arquitectura…

El ataque frontal de Podemos a la fiesta nacional, supone un ataque a nuestra cultura, lengua, tradición, economía, ecología y, naturalmente, un liberticidio hacia quienes no piensan y sienten según su estricto ideario.

En contraposición, desde el gobierno regional de la Comunidad de Madrid, se están potenciando e incentivando todos aquellos valores que envuelven la fiesta taurina, como símbolo cultural de nuestro patrimonio cultural y de idiosincrasia como pueblo; por su importancia turística y económica y, naturalmente, por su capacidad de generar empleo y oportunidades a jóvenes que, muchas veces, viven en situaciones límite de marginalidad. La Escuela Taurina del “Yiyo” en Las Ventas, es sin duda, el mejor ejemplo.

Espero que esa escuela de paredes blancas y suelo de arena, levantada en 1950 que ha sido segundo hogar de jóvenes sin grandes esperanzas, y que tantas grandes figuras del toreo ha dado, pueda reabrir sus puertas de nuevo en breve, para volver a ser refugio de personas y de arte.

BIENVENIDOS A ESPAÑA

bienvenidos a españa

Una vez al año ve a un lugar en el que nunca hayas estado antes.” Dalai Lama, Premio Nobel de la Paz

Esta semana, Fitur 2018, abría de par en par sus puertas al turismo desde Madrid, al mundo, en un momento en el que el sector turístico en nuestro país se halla en plena forma y arrojando unos resultados más que positivos. Aunque hay gustos para todos los colores y, tal como cabía esperar,  versiones confrontadas, lo cierto es que las extraordinarias cifras que se desprenden de nuestro sector turístico tras el cierre del año 2017, parecen echar por tierra algunas visiones más pesimistas que prevén un cambio de ciclo o una desaceleración en el mismo. Pero, no seamos agoreros y, por el contrario, confiemos en nuestro buen hacer y en las infinitas posibilidades que ofrece España, al resto del mundo.

La Feria Internacional del Turismo que se celebra en IFEMA es el vivo reflejo de cómo se halla el sector turístico nacional y, sin duda, con datos empíricos, es fácilmente demostrable que 2018 superará los buenos datos de 2017. Este año, la edición más tecnológica y amplia de todas las celebradas hasta el momento, cuenta con más superficie, concretamente, 65.500 metros cuadrados, un 4 % más que el pasado año; y con 816 expositores titulares, un 8 % superior. Por cierto, no puedo dejar de destacar, el magnífico espacio de la Comunidad de Madrid, absolutamente innovador y comprometido con la amplia y singular oferta turística de nuestra región.

Además, Fitur reúne a más de 10.000 empresas participantes de 165 países y regiones (frente a las 9.893 de la edición anterior), esperándose 250.000 visitantes entre profesionales y público en general, (cifra ligeramente superior a los 244.972 registrados en 2017).

Y es que España ha superado en 2017 todos los récords, tanto en llegada de turistas como en los ingresos aportados al sector, situándose por delante de Estados Unidos y alzándose como la segunda potencia turística mundial, solo superada por Francia. ¿Somos conscientes de este dato? España, segunda potencia en turismo a nivel mundial… ¡Casi nada!

El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital hacía público hace unos días, el balance del sector turístico durante el año 2017, en el que se destacaba el incremento producido en el sector de un 8,9% respecto al 2016. Entre algunas de las cifras que se desprenden del mismo, cabe destacar los 87.000 millones de euros que se gastaron los turistas que visitaron España en 2017, lo que representa un incremento del 12,4% con respecto al año anterior. Turistas que provenían principalmente de países como Reino Unido, Alemania y Francia.

El sector turístico es uno de los principales motores de la economía española y uno de los generadores más importantes de empleo y de riqueza, además de constituir una pieza clave en nuestra proyección internacional. Gracias al turismo, se exporta de forma exponencial nuestro patrimonio cultural, histórico, natural y gastronómico. No puedo estar más de acuerdo con la afirmación del Rey don Felipe en la jornada de inauguración de Fitur, afirmando que el turismo es uno de los “grandes carteles” de España en el mundo.

Por ello, desde el Gobierno se está trabajando activamente para continuar impulsando este sector fundamental para nuestra economía, focalizando  esfuerzos en la creación de nuevos destinos turísticos ligados a experiencias que puedan disfrutarse todo el año y en todo el territorio nacional, potenciando el turismo cultural, de congresos, deportivo, gastronómico e incluso vinculado a los negocios. El objetivo es alcanzar el máximo grado de desestacionalización, para lograr un flujo permanente y estable de turistas, que no dependa casi exclusivamente del sol y la playa. En este sentido, resulta imprescindible la creación del Plan Nacional de Destinos Turísticos Inteligentes, que contempla el Gobierno.

Pero no solo es importante incrementar las cifras de visitantes, sino apostar por un turismo de calidad que suponga un gasto en destino de alto valor. Para ello, debemos ser conscientes de que resulta imprescindible la colaboración entre administraciones y, naturalmente, la colaboración público-privada.

España es historia de siglos tejida bajo el manto de diferentes culturas. Es la fusión equilibrada entre la fiesta y lo asceta, la naturaleza y lo cosmpolita, el modernismo y las tradiciones. España son rutas del agua, cruces de caminos compostelanos, brisa, puentes y faros. Gastronomía que saborea la fusión de la alta cocina de vanguardia y los pucheros guisados al fuego lento de fogones tradicionales. España está viva y gusta. Bienvenidos a España.

 

PRISIÓN PERMANENTE REVISABLE

Prision_permamente_revisable

“Pero no estoy con ánimo para describir tanta belleza, pues cuando hube contemplado la vista exploré un poco más; por todos lados puertas, puertas, puertas, todas cerradas y con llave. No hay ningún lugar, a excepción de las ventanas en las paredes del castillo, por el cual se pueda salir. ¡El castillo es en verdad una prisión, y yo soy un prisionero!”
DRÁCULA, Bram Stoker

 

David Oubel asesinó a sus hijas de cuatro y nueve años con una sierra radial eléctrica y un cuchillo de cocina. Desde que en 26 de marzo de 2015 el Congreso de los Diputados aprobara la Prisión Permanente Revisable, con los votos del Partido Popular, como parte de la Ley de Seguridad Ciudadana, ha sido el único preso en España condenado a esta pena, máxima privativa de libertad que existe en nuestro Código Civil. Esta pena solo puede ser aplicable «en supuestos de excepcional gravedad en los que está justificada una respuesta extraordinaria mediante la imposición de una pena de prisión de duración indeterminada, sujeta a un régimen de revisión». Yo no sé si a mis queridos lectores en particular, y a los españoles en general, les parecerá de excepcional gravedad que un padre acabe con la vida de sus dos hijas pequeñas de una forma tan vil, tan cruel y sanguinaria.

Lo que lamentablemente parece estar claro, es que a determinados grupos políticos no consideran que existen circunstancias criminales excepcionales que merecen penas proporcionales al delito cometido. Concretamente,  el 4 de octubre de 2016 el Pleno del Congreso de los Diputados debatió y aprobó por mayoría  de los Grupos Parlamentarios Vasco (EAJ-PNV), Socialista, Esquerra Republicana, Confederal de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea y Mixto, la Proposición no de Ley para la Derogación de la Pena de Prisión Permanente Revisable. Todo lo contrario a lo que sienten y piden las víctimas afectadas por estos delitos de gravedad extrema, como Rocío Viétez, madre de las  dos niñas asesinadas por su padre, David Oubel, que se ha movilizado para recoger firmas pidiendo a los partidos políticos que no deroguen esta ley.  Una petición que ha sido secundada por la madre y la hermana de Diana Quer, y que a día de hoy supera las 124.000 firmas.

Ciudadanos por el momento prefiere mantenerse de perfil ante la situación, con una abstención que vuelve a poner de manifiesto su naturaleza veleta, que le induce a “no mojarse” evitando posicionarse ante cuestiones de gran trascendencia para la sociedad española. Albert Rivera ha justificado la abstención de la formación naranja, en que debe prevalecer el objetivo de la reinserción del delincuente. Lo cual no es incompatible con la aplicación de esta ley, porque tal como se señala claramente la Exposición de Motivos, no renuncia a la reinserción del penado, ya que una vez cumplida una parte mínima de la condena, “un Tribunal deberá valorar nuevamente las circunstancias del penado y del delito cometido y podrá revisar su situación personal”.

De esa misma Exposición de Motivos de la Ley trasciende, precisamente el aspecto humano de esta pena,  “al garantizar un horizonte de libertad para el condenado”. Y es que una vez cumplido el tiempo mínimo de la condena, “si el Tribunal considera que no concurren los requisitos necesarios para que el penado pueda recuperar la libertad, se fijará un plazo para llevar a cabo una nueva revisión de su situación; y si, por el contrario, el Tribunal valora que cumple los requisitos necesarios para quedar en libertad, se establecerá un plazo de libertad condicional en el que se impondrán condiciones y medidas de control orientadas tanto a garantizar la seguridad de la sociedad, como a asistir al penado en esta fase final de su reinserción social”.

La Prisión Permanente Revisable, no implica, por tanto, una pena definitiva en la que el Estado se desentiende del condenado, sino todo lo contrario, al realizarse las revisiones correspondientes, en los periodos pertinentes en función de la gravedad de los hechos delictivos.

A pesar de la oposición del Grupo Popular, el pasado 10 de noviembre, fue admitida a trámite una Proposición de Ley de Modificación de la L.O. 10/1995 del Código Penal (Orgánica), que pretende derogar la prisión permanente revisable.

Somos  muchos los ciudadanos que apoyamos la pena de prisión permanente revisable como medio para garantizar la seguridad, los derechos y libertades de todos los españoles. Porque, queridos amigos, será muy importante que el parricida Oubel se reinserte en la sociedad y pueda vivir feliz y tranquilamente, pero sus dos hijas pequeñas de 4 y 9 años, ya nunca tendrán la oportunidad de ser felices porque ni siquiera tienen la oportunidad de vivir. Reinserción, por su puesto, y para ello está la figura de la revisión, pero justicia y seguridad, siempre ante todo.

QUERIDOS REYES MAGOS

queridos_reyes_magos

“Él sabía lo que sabía: que el mundo real está lleno de magia, por lo que es fácil que los mundos mágicos se hagan realidad.” Salman Rushdie

 

He logrado encontrar un momento de tranquilidad, en el silencio de la noche, para sentarme en el salón de casa, en una reunión en la que, como cada año, me acompañan el árbol de Navidad, un sencillo portal de Belén y tres vasitos con vino dulce, junto con un antiguo plato de porcelana esmaltado con motivos navideños que contiene un generoso puñado de roscos, polvorones y algún que otro mantecado. Todo está dispuesto, para que cuando esta noche, Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente, pasen por mi casa, puedan hacer una pequeña pausa, reponiendo fuerzas con los dulces y con el moscatel, de modo que entren en calor y renueven su mágica energía en una noche en la que tienen un inmenso trabajo por hacer… en tantos hogares del mundo.

Observo los tres vasitos perfectamente alineados y, a continuación, tomo un bolígrafo con la zurda, y sobre el papel en blanco que reposa encima de la mesa de madera, comienzo a escribir, tratando de esforzarme por lograr el mejor trazo posible, tal como he venido haciendo durante décadas en una noche especialmente mágica como esta, las siguientes palabras: “Queridos Melchor, Gaspar y Baltasar…”

En ese mismo instante, ya no soy yo… la magia me ha transformado, sacando de mi interior el niño que aún llevo dentro y que es quien dicta con verdadera ilusión, las reflexiones y peticiones que deseo realizar a los Reyes Magos.

“Queridos Reyes Magos, deseo –en primer lugar- pediros salud para todos como bien universal. La salud es sin duda el don más preciado para el ser humano, ya que es básica y primordial para el completo desarrollo y crecimiento de la persona y su integración en la sociedad. Desde las administraciones tenemos el deber de proporcionar un medio ambiente adecuado para la preservación de la salud, así como garantizar el acceso a una atención integral para que las personas pueden disfrutar del más alto nivel posible de salud. Para ello, es imprescindible seguir trabajando para que las infraestructuras, los bienes y los servicios en materia de salud, estén al alcance de todos, y sean regidos por los principios de equidad y respeto.

Me gustaría pedir, especialmente al Rey Melchor, por ser el de más edad, que nos infundiera el don de saber apreciar y valorar el tiempo.  Vivimos en un mundo caótico en cuanto a prisas, horas de trabajo y mares de obligaciones. Resulta irónico que muchas veces nos dediquemos a trabajar de sol a sol, para obtener un futuro mejor, mientras nos olvidamos de disfrutar del presente que es lo que verdaderamente tenemos. Tiempo para compartir con nuestros mayores antes de que un día partan para no volver; tiempo para disfrutar de la familia y los amigos; tiempo para jugar y crecer junto con nuestros hijos; y tiempo para regalarnos a nosotros mismos la oportunidad de conocernos mejor, de madurar y de evolucionar como personas.

A mi querido Rey Gaspar, me gustaría pedirle, especialmente por la Justicia; sé que es una petición muy compleja porque abarca todos los aspectos de la vida, pero confío en que Su Majestad, pueda resolver tal petición. Que el Año Nuevo que acaba de llegar, sea justo con las responsabilidades, el esfuerzo y las situaciones que claman esa justicia. En este sentido, no puedo dejar de pensar en los cientos de víctimas del terrorismo que aún hoy, en España, siguen alzando la voz para pedir Memoria, Dignidad y Justicia.

Al Rey Baltasar quiero pedirle algo que es muy urgente y necesario, porque afecta cada día a miles de mujeres y niños y, naturalmente, también afecta a muchos hombres. Es absolutamente imprescindible que cese la violencia de género. Ningún ser humano merece vivir atemorizado en su propio hogar, con el miedo permanente de  no saber por qué, cuándo ni cómo va a saltar la chispa que detone los golpes de los puños y las palabras de quien se supone debiera ser nuestro mejor y más importante compañero de viaje en esta vida. Solo en España, 2017 se cobró 48 víctimas mortales por violencia machista y, concretamente, la región de Madrid, triplicó el número de muertes por esta lacra con respecto a 2016.  Si el asesinato de una mujer por causa de la violencia machista no fuera suficientemente terrible, el hecho de que algunos de esos asesinatos violentos se hayan cometido delante de los propios hijos, es una de las mayores aberraciones que puede acontecerle al ser humano. Y, de una vez por todas, debemos unirnos todos con firmeza para que jamás puedan volver a suceder atrocidades como estas.

Queridos Reyes Magos, tengo tantas cosas por las que pediros… Pero sé que no debo excederme ya que tenéis que atender miles de peticiones por todo el mundo. Por ello, antes de finalizar esta carta, me gustaría realizaros una última. Se trata de un ruego que os hago para mi amada España, mi patria y mi hogar. Tierra de mis antepasados, a la que quiero profundamente y de la que me siento absolutamente orgulloso. Deseo, queridas Majestades del lejano Oriente, que alumbréis en cada español, el mismo sentimiento de orgullo y de amor por España, que siento yo en mi pecho. Que sentirse español fuera algo innato en todos los compatriotas, ya que todos hemos nacido en esta hermosa cuna con forma de piel de toro, bajo los mismos rayos del sol que bañan las costas cántabras, mediterráneas o atlánticas, o los inmensos campos del interior. Todos somos hermanos de la misma Cultura, que rebosa arte, genio y figura. Conocedores y reconocedores de que la diversidad nos enriquece en la unión, y convencidos de que solo unidos, sin fisuras ni rupturas, podremos seguir siendo una gran nación.

Mis queridos Melchor, Gaspar y Baltasar, este año, deseo que aquellos mágicos presentes de oro, incienso y mirra que hace 2018 años postrásteis a los pies del Niño Dios recién nacido, se transformen en salud universal, tiempo para compartir, justicia para todos, fin de la violencia machista, trabajo digno para todos, y unidad y sentimiento de amor y orgullo por España en el corazón de todos los españoles.”

Llenaré cuatro vasitos con vino dulce, para brindar junto a Sus Majestades, para agradecerles que se cumplan estas peticiones.

LA REVUELTA DE LOS PERNILES

la_revuelta-de_los-perniles

“Bajo condiciones de tiranía es más fácil actuar que pensar.” Hannah Arendt

 

Esta Navidad, ni uvas, ni ponche de crema, ni frutos secos, ni perniles de jamón… Venezuela, desgraciadamente, se sigue muriendo de hambre;  esto no es nada nuevo, pero sí lo es, que en esta ocasión, han sido barrios enteros –muchos de los cuales se mantenían fieles al régimen de Maduro, en cuya utopía revolucionaría un día pusieron su esperanza- los que se han levantado en protestas, ante la desesperación y la cólera despertadas por el hambre, la escasez de medicinas, de electricidad y de gas.

Venezuela cierra el año 2017 con una inflación del 2.500 por ciento, lo que ha disparado los precios, incluso de los productos de primera necesidad, a unos niveles absolutamente insoportables, y sumando esta carestía a la escasez de abastecimiento en los mercados, el pueblo venezolano, muere literalmente de hambre.  Pero el régimen del tirano Maduro, busca la solución al problema de la hambruna en la amenaza y el terror: matar al que pida de comer. Y así procede el líder bolivariano: “Mano dura, y al que haga armas contra la República, que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana se encargue de él con todo su poder de fuego, así lo ordeno.”

Es Navidad y, esta vez, en Venezuela, las protestas no han surgido motivadas o incentivadas por una iniciativa política, sino que han nacido de forma espontánea desde la calle, desde una sociedad más que hastiada y desesperada por la falta de alimentos, de sanidad, de seguridad… La “revuelta de los perniles” ha alcanzado al mismísimo epicentro social del chavismo, a barrios populares que se mantienen a duras penas, gracias a la entrega de subvenciones y las bolsas de alimentos que les entrega el régimen, a cambio de mantener apaciguados a este sector de la población. Pero, la calle, se mueve de nuevo.

En los países cristianos, donde la Navidad se celebra como un tiempo lleno de fe y de magia, en el que tradicionalmente se reúnen las familias entorno a la mesa para compartir una cena especial en Nochebuena, o una comida tradicional el día de Navidad, es cuando, precisamente, en situaciones críticas como la que se está viviendo en Venezuela, las personas sufren con toda intensidad el hecho de la humillación y la desesperanza de no poder alimentar a la familia y a sus seres queridos.

Hasta ahora, el chavista Maduro, había mantenido a raya a los sectores de población más cercanos al régimen, con la entrega, cada Navidad, de cierta cantidad de alimentos especiales; pero estas fiestas navideñas, el pernil de cerdo que Maduro prometió entregar a quienes participaran en las pasadas elecciones, colaborando por la causa bolivariana, no ha llegado a los domicilios. Era una promesa de difícil cumplimiento, ya que las granjas en Venezuela están nacionalizadas o son permanentemente saqueadas y, si se busca una alternativa mediante la importación del producto, la solución es igualmente complicada, cuando se debe al productor en Portugal que suministró los perniles, la pasada Navidad, cuarenta millones. Lógicamente, el productor portugués, este año ha cerrado el grifo al régimen de Maduro. Pero como también viene siendo habitual, el dictador, ha buscado la justificación a la crisis, en la teoría de la conspiración, de la que con tanta frecuencia echa mano, para indicar que todo ha sido producto de una conspiración de Portugal, naturalmente, con la figura de Donald Trump, detrás de los acontecimientos.

Nicolás Maduro ha llevado a Venezuela al colapso total. Y ante una hiperinflación descomunal, el ministro de Comunicación e Información del país, anunciaba hace pocos días, que el Gobierno pretende pagar a sus proveedores internacionales con una nueva criptomoneda a la que han denominado “petro”, cuyo valor se basa en los recursos naturales del país. Concretamente, tendrá como respaldo inicial el petróleo del campo de Ayacucho, en el Orinoco, que cuenta con una reserva de más de 5.000 millones de barriles de petróleo.

Una verdadera lástima, que la terrible gestión de un régimen tiránico lleve a hipotecar los recursos naturales de un país, cuyo crecimiento y desarrollo estarían ligados, precisamente, a la buena gestión y al aprovechamiento de tales recursos.

Nicolás Maduro quiere pagar la deuda exterior a base de criptomoneda, pero el pueblo venezolano se muere de hambre y el “petro” no saciará su hambruna esta Navidad. La solución de Maduro es matar a quien pida comida… En el fondo, quienes están desesperados, pierden el miedo y, lamentablemente, algunos prefieran morir revelándose que morir de hambre.