LA YENKA CATALANA

la_yenka

Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades.”

El Quijote

Cuentan los cronistas de la prensa catalana que a medida que se acerca la fecha elegida para realizar el acto ilegal del 1-O, el ambiente en el ‘Govern’ se ha vuelto aún más asfixiante y shakesperiano, con muchas suspicacias entre los miembros del ejecutivo catalán; sospechas -de momento no contrastadas- de escuchas telefónicas entre ellos; críticas internas de altos responsables de la antigua Convergencia que no entienden como ERC se está yendo de rositas en las sucesivas crisis afrontadas, y en consecuencia son la única formación secesionista que no se la pega en las encuestas; y con un interino president Puigdemont, que sabe que su estancia en la plaza de Sant Jaume tiene fecha de caducidad y ya no se fía ni de su sombra.

El cese del consejero Baiget por dudar del ‘procés’ le ha llevado a reunirse uno por uno con los restantes miembros del Gobierno catalán. Un ‘test de estrés’ para desenmascarar más traidores, no vaya a ser que alguien más titubee en público. Y como con las cosas de comer no se juega, Puigdemont ha puesto al líder de ERC, Junqueras, a organizar el teatro del referéndum ilegal y le ha ordenado irse el próximo martes a la tienda más cercana a comprar las urnas. Junqueras ahora tiene que saltar a escena y mojarse, no vaya a ser que cuando la farsa teatral se venga abajo, los de ERC sean el personaje secundario que recibe el aplauso del público y el resto de actores sufran la catarsis del tomatazo.

Cabe sospechar que en el fondo lo que Puigdemont quiere es que Junqueras se una a la lista de aquellos ilustres secesionistas que deberán responder con su patrimonio personal si se destina dinero público -el dinero de todos, independentistas o no- a financiar un referéndum ilegal que, como ya advirtió el Tribunal Constitucional, no puede ser pagado con fondos públicos. Una lista a la que dentro de poco se podrían unir los artífices de ese otro referéndum ilegal y chapuza del 9-N, los señores Artur Mas, Ortega y Rigau, que puede que tengan que depositar una fianza de más de 5 millones de euros, no vaya a ser que el Tribunal de Cuentas demuestre que se destinó dinero público a pagar unas cutre-urnas de cartón y demás dispendios que organizaron.

Lo único cierto es que Puigdemont y los suyos andan como pollos sin cabeza. Andan tan desnortados que se han convertido en bailarines para demostrarnos que el independentismo es como “la yenka”. Ya saben, un pasito adelante y otro pasito hacia detrás. Y por eso mientras se dedican a preparar el vodevil del 1-O y echarse los trapos sucios los unos a los otros- de momento, en privado-, le filtran a la prensa acérrima que pidieron a Rajoy en mayo una solución dialogada al ‘procés’, aunque, claro, siempre con la ruptura de la legalidad vía referéndum como premisa indiscutible. Otros que andan bailando ‘la yenka’ son esos alcaldes secesionistas, los que fueron con el bastón de mando acompañando a Mas a declarar ante el tribunal, y que han enmudecido desde que saben que si ceden datos personales de sus vecinos para elaborar censos electorales, se enfrentan a multas de hasta 600.000€.

Aunque los verdaderos maestros en bailar ‘la yenka’ son los de Podemos. Primero, miraban de perfil todo esto. Ahora, Iglesias Turrión dice que hay que poner las instituciones catalanas al servicio de un acto ilegal. Si Iglesias da este pasito delante es porque su propio partido se está resquebrajando con la ‘cuestión catalana’. Y lo hace por su ala más radical, la de los anticapitalistas, a cuyos brazos debe echarse una vez más porque sin ellos no hubiera vencido a Errejón en Vistalegre II. Al coro de entusiastas también se ha unido Ada Colau. Cabe entender que la alcaldesa será la primera en poner medios del Ayuntamiento de Barcelona para que se celebre el referéndum ilegal. Pero, llegado el caso, ¿escurrirá también su responsabilidad legal echándole el muerto de organizar todo a los funcionarios, para que sean ellos los que incumplan la Ley y no ella, como también ha intentado el Gobierno catalán?

Y entre medias de este lío, está el PSOE de Sánchez, que, como en las películas americanas, es ese chiquillo que no encuentra pareja para el baile de fin de curso, y se toma unos zumos con pajita en solitario al fondo de la sala. Ese PSOE de Sánchez que en municipios como Lasarte, San Fernando o Jerez no apoya que se rinda un homenaje a Miguel Ángel Blanco; o que en ocasiones te sueltan a su vicesecretaria general, Adriana Lastra, asturiana ella, a deslumbrarte informando de que “Asturias es un Principado y España es un Reino; y Principado y Reino son dos formas de gobierno distintas”, y luego te pone a Bolivia como ejemplo de lo quiere para España. Ese PSOE en el que Sánchez e Iceta se lían (y nos lían) con el invento del “plurinacionalismo”, que es como no decir nada. Porque nación sólo hay una. Se llama España. Y desde hace muchos siglos.

A medida que el disparate nacionalista se va apoderando de los independentistas y la izquierda radical, más claro queda que lo único que está consiguiendo el referéndum ilegal es dividir a los catalanes, y que esta película finalizará con la desfenestración del actual Gobierno catalán. Porque la fuerza de las leyes no necesita de tanto teatro como el secesionismo, ni de tanta ‘yenka’ de los artífices y adláteres de un acto ilegal en el que ni ellos mismos creen. Cataluña lo que necesita es diálogo, moderación y entendimiento para seguir construyendo un futuro conjunto entre todos los españoles, y no castillos en el aire, como hacen Puigdemont y los suyos.

LA TIRANÍA DEL OLVIDO

la_tirania_del_olvido

Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo.” Franklin

 

El dolor es un tirano más terrible que la propia muerte del ser querido al que lloramos. Pero se convierte en todo un infierno cuando quien lo sufre, se encuentra con el olvido de la sociedad que le rodea, y sólo le queda algún tímido hombro en el que, en soledad, apoyar el rostro cuando las lágrimas afloran en los ojos. La autopsia a los años de plomo de ETA que Fernando Aramburu realiza en su libro “Patria”, arranca con el alto al fuego de la banda y el olvido al que se intenta obligar a una viuda de una víctima del terrorismo, que se niega a resignarse a él porque los sanguinarios mafiosos de ETA digan que, de momento, no van a matar a más gente.

“¿Es necesario poner nombres y apellidos a ese dolor?”, se preguntaba un concejal de Podemos de Cádiz, para justificar que ni el alcalde Kichi, ni él mismo, ni el resto de concejales de la izquierda radical, fueran a votar a favor de que se le pusiera una calle en la ciudad a Miguel Ángel Blanco, concejal asesinado por ETA. Su argumentación, altamente sesuda como corresponde a esta clase de ralea intelectual, iba más allá al asegurar que el PP de Cádiz proponía dedicar una calle a Miguel Ángel por el simple hecho de haber sido concejal de ese partido.

Hasta aquí nada nuevo con esta patulea de la izquierda radical que nos ha tocado sufrir, por obra y gracia del apoyo del PSOE de Sánchez, que fue quien les puso en bandeja las alcaldías del cambio a peor. Porque el caso de Cádiz no es el único, y por desgracia sospecho que no será el último. Con parecidos argumentos, la izquierda radical también se ha lucido en San Fernando o Jerez. Y cruzando el Ebro, en el nuevo nomenclator de la muy modernuki, hispanofoba y cristianofoba Barcelona que le gusta a Ada Colau, se le quitan las plazas al Rey Juan Carlos I o a la plaza de la Hispanidad para que se llamen, por ejemplo, plaza de la República. Allí tampoco encuentran un espacio para recordar a Miguel Ángel Blanco. A los que Colau y los suyos sí ceden un local municipal es a quienes fueron a agasajar y aplaudir al dirigente etarra Arnaldo Otegi, ese que mientras España tomaba las calles llena de indignación por el asesinato de Miguel Ángel, se encontraba plácidamente tomando el sol en la playa de Zarautz.

Vivimos en un tiempo en el que si Consuelo Ordoñez, presidenta de Covite, pone placas en San Sebastián para recordar el nombre de las víctimas del terrorismo en el lugar en el que fueron asesinadas, va el Ayuntamiento y las quita. Y ya no digamos nada de ese otro concejal podemita de Alicante que te suelta, así sin anestesia, que lo de otorgar el nombre a una pista de skate en homenaje a otro héroe español, el recién asesinado Ignacio Echeverría, no le parece bien “porque no está demostrado que llevara un monopatín” el día en el que los terroristas yihadistas le mataron en Londres mientras intentaba ayudar a salvar la vida de un policía.

Es otro perfecto ejemplo de la nueva postverdad de la izquierda radical: la que ellos pintan y con la que tratan de convencernos de su relato. Supongo que este concejal de Podemos estará tomando el primer vuelo a Venezuela para comprobar si también los venezolanos que han salido a manifestarse contra el gobierno de Maduro (más de 90 víctimas ya en las calles) son absolutamente todos unos “fascistas”, como les llamó Monedero.

En estos días en los que estamos recordando el 20 aniversario de la liberación de ese otro héroe español llamado Ortega Lara -enterrado en vida en un zulo durante 532 días y al que los terroristas le pensaban dejar morir de hambre- y el aniversario del vil y cruel asesinato de Miguel Ángel Blanco, lo que está claro es que el virus maligno del olvido no nos puede tiranizar la memoria. Poco no se puede reescribir la historia del terrorismo en España al antojo de quienes consideran que es impropio recordar los nombres, los rostros y el motivo por el que fueron asesinados. Porque aquí sólo hubo víctimas y asesinos. Nada más.

Porque esta izquierda radical es la misma que hizo senador a un miembro de ETA como Josetxo Arrieta; es la misma que se alía con los representantes del brazo político de ETA en muchos Ayuntamientos del País Vasco y Navarra; son los mismos que convierten en “hombre de paz” a un condenado por pertenencia a ETA como Otegi; son los mismos que te hacen diputada en Madrid a una señora que acusa a la Policía de maltratar a los detenidos “de forma sistemática”, mientras se alegran de las absoluciones de miembros de las juventudes de ETA. Y hablando de recordar: todos estos son los mismos que salen a la calle para decirnos que los agresores de la brutal paliza a dos guardias civiles (y sus mujeres) en Alsasua, son gente pacífica y son las auténticas víctimas.

Por eso, para ellos es mejor olvidar el nombre y apellidos de las víctimas del terrorismo. Sobre todo porque así tratan de convencer de su postverdad a una generación de nuevos españoles que no creció con la sangre de españoles derramada en las calles por culpa de ETA. Pero frente a la tiranía del olvido que tratan de imponernos desde la izquierda radical, sólo cabe decir: Verdad, Memoria, Dignidad, Justicia para todas las víctimas del terrorismo. No permitamos que el paso del tiempo condene al olvido a ninguno de ellos.

EL LOCO CARIOCO

El_loco_carioco

“Los invasores serán expulsados de Cataluña.” Puigdemont

 

Es sorprendente la capacidad que tienen el independentismo y la izquierda radical para inventar una realidad paralela. Un Matrix propio, que ellos llaman “revisionismo histórico”, con el que tratan de ganar adeptos a la causa a base de administrar pastillas rojas a la gente. Pero las falsedades tienen un defecto: no sólo contradicen a la verdad, sino que muchas veces son incluso contradictorias entre sí mismas. Por mucho postureo ‘rufianesco’ con el que se trate de hacerlas más creíbles.

La antología del disparate es amplia y variopinta. En el caso del independentismo catalán, hemos tenido que soportar falsedades tales como que Leonardo Da Vinci, Cervantes y Santa Teresa de Jesús (sí, sí… ¡la de Ávila!) eran tan payeses como la butifarra. Los revisionistas catalanes también nos trataron de convencer de que Cristóbal Colón se enfundaba la barretina hasta que a unos malvados españoles les dio por decir que el viaje de Descubrimiento de América no zarpó desde el Ampurdán sino de Palos de la Frontera (Huelva).

Otro disparate habitual en el independentismo catalán es su pasión por compararse con otros países. Hace unos días, Puigdemont y Mas se pusieron la venda en los ojos y lanzaron un nuevo dardo al azar hacia un mapamundi. Esta vez el agraciado en el que hizo diana fue Dinamarca. Ahora, Mas y Puigdemont quieren ser la “Dinamarca del Mediterráneo”, a pesar de que este país sea una monarquía (lo cual difícilmente encaja con el republicanismo de los independentistas), sea un país unificado ya en el siglo X y los primitivos vikingos daneses provocaran el terror cada vez que se acercaban por el Mediterráneo. Pero algo tendrá Dinamarca que se nos escapa al común de los mortales.

En el colmo del dislate, el dúo Puigdemont-Mas nos han advertido de que ellos aspiran a crear unas “Naciones Unidas de Europa”, confundiendo una estructura de organización internacional con un modelo de organización supranacional entre países. Claro, debe ser que a los intelectuales del independentismo se les queda pequeña la Unión Europea, ese club al que dejarían de pertenecer tras cometer el atropello secesonista. Y por eso es mejor crear otro modelo diferente a la UE, el que les encaje a ellos.

Pero en esto de emularse con otros países, el verdadero maestro fue Jordi Pujol. Un catedrático de Geografía con el que los catalanes conocieron el planeta. Pujol nos dijo que Cataluña debía seguir ejemplos como el de Letonia, Lituania, Panamá, las Islas Feroe, Puerto Rico, Quebec, Irlanda (aunque luego más de Irlanda del Norte)… incluso hasta walon y flamenco al mismo tiempo. Antes de la guerra que desmembró a Yugoslavia, nos alentaba a seguir su modelo federal, pero cuando las bombas empezaron a llover, se nos hizo esloveno y animó al presidente de aquel país a radicalizar su postura nacionalista. Con Pujol se viajó mucho, aunque con el tiempo, el ‘president’ nos demostrara que a donde más le gustaba ir era a Andorra.

Esta pasión a la hora de viajar no es única en los independentistas. A ese engendro ideológico llamado Podemos, también les gusta. Pablo Iglesias se dio mucha prisa en fotografiarse con la Siryza de Grecia, hasta que Tsipras y Varoufakis tardaron 3 días, 3, en aceptar que las principales medidas que prometieron para llegar al poder, no se podían cumplir. Luego se desplazó hasta Ecuador para elogiar al populista Correa y ponerle como ejemplo, mientras la prensa española explicaba que la cooperativa fundada por uno de los miembros de Podemos habría recibido 3 millones de euros del gobierno ecuatoriano. Podemos, ese movimiento en el que una senadora nos dijo que Ceuta y Melilla eran de Marruecos, un señor nacido en Argentina te convence de que Aragón debe ser independiente, pero a cuyos líderes, en el fondo, donde les gusta viajar es a Venezuela, Cuba e Irán.

El problema no es que los ungidos de la verdad suprema, ya sean secesionistas o izquierda radical, se crean sus propias mentiras. Lo verdaderamente dramático es que haya gente dispuesta a creérselas. Y peor aún es que el renacido Sánchez y lo que queda del PSOE, se sumen a la fiesta con alegre entusiasmo. Y ahí tenemos a Adriana Lastra diciendo que ahora el modelo de país a seguir es la Bolivia de Evo Morales, mientras se lía diciendo que un “principado” y “un reino” no son lo mismo. Ella, que es asturiana y candidatable a esta autonomía, desconoce por qué Asturias es un Principado y que el nombre hace mención al heredero de la corona de España. Y luego te surgen personajes como el alcalde de Blanes, de origen familiar andaluz, que también pide ser como Dinamarca y se abraza al independentismo. Ya sabemos a qué se refiere el PSOE con el “plurinacionalismo”: Donde dije España, digo desafío territorial.

Un buen amigo, el periodista Ramón Pi, con el que comparto tertulia semanal en Radio Ínter, suele comparar a todos estos lumbreras con el cómic del loco Carioco. Un personaje que residía en un manicomio y que por la noche conseguía un pase de nocturnidad para dedicarse a las más esperpénticas aventuras. El loco Carioco carecía de maldad, para él la locura era casi un placer. El problema de estos otros “locos Cariocos” es que sí tienen maldad. Y son capaces de hacernos creer que vamos camino del paraíso, mientras nos despeñamos por un precipicio. Prefieren una locura que entusiasme, a una auténtica realidad. Y el problema es que cuando se colabora con un loco, o no se advierte su locura, uno acaba igual que ellos. Y España no está para locuras ni revisionismos históricos. Está para construir un mejor país entre todos.