CONTRA EL TERRORISMO

Contra_terrorismo

“La violencia es el miedo a los ideales de los demás”. Mahatma Gandhi

Hoy no puedo comenzar mis palabras sin manifestar, previamente, mi más firme condena y repulsa por los atentados yihadistas perpetrados el martes en Bruselas, la cual hago extensiva a cualquier acción terrorista o violenta, así como expresar mis condolencias y todo mi respeto y solidaridad a las familias de las víctimas.

Ante la convulsión que me provoca un suceso tan terrible y deleznable, trato de reflexionar sobre la naturaleza humana y la causa –si la hubiere- que puede llevar a una persona a cometer semejante atrocidad contra sus semejantes. ¿Cómo es posible que en el ser humano habiten las virtudes y capacidades más fabulosas y, a la vez, en su vertiente opuesta, el mal? Sin duda, toda sociedad madura debería reconocer ambas facetas humanas y asumirlas.

La sociedad actual no tiene capacidad para erradicar la maldad pero debemos comprender a qué nos enfrentamos y sobre todo, qué es lo que queremos proteger, para defenderlo de forma contundente y sin complejos.

Debemos entender que nos hallamos en un estado de alerta permanente, donde la amenaza del terrorismo ha encontrado su espacio. Y que cada vez que un atentado terrorista azota una ciudad, no solo afecta a un país, sino que atenta contra toda una civilización, la de los derechos humanos y las libertades individuales.

El ámbito de la amenaza se ha globalizado, extendiéndose a cualquier lugar del mundo. El enemigo del terrorismo yihadista no es un ser físico ni material, no son batallones, ni civiles, hombres, mujeres o niños, su enemigo son las ideas y los valores, son los principios que rigen nuestra civilización moderna, tales como la democracia, la libertad, el respeto a los derechos humanos, la multiculturalidad, la pluralidad…

Siendo conscientes de este escenario, parecería relativamente sencillo establecer una estrategia política y militar que lograra contener a los asesinos y salvar nuestra idiosincrasia, sin embargo no lo es.

Sin duda, son múltiples y complejas las causas que vienen obstaculizando el diseño de esa estrategia común. Si me lo permiten los lectores, me atreveré a esbozar, brevemente, tres de ellas: nuestra falta de consciencia, sobre determinadas circunstancias;  un profundo y arraigado sentido del respeto a los derechos humanos; y la falta de unión.

No somos conscientes de que el diálogo no tiene cabida con quienes no confieren valor a la propia vida ni a las de sus hijos. Para nosotros la vida es el don más preciado que existe, es el primero de los Derechos Humanos. Sacrificamos todo por la vida de un hijo; sin embargo, este tipo de terroristas,  cada día convierten a sus hijos en bombas humanas.

La concepción de nuestro modelo político democrático y de una sociedad basada en la dignidad y la igualdad de todos en derechos, ya sea hombre o mujer, creyente o no creyente, chocan frontalmente con lo que propugna el mal denominado Estado Islámico (ISIS).

“El hecho de ser contundentes con nuestras acciones es completamente lícito”.

Y de este modo llegamos al buenismo, el hecho de ser contundentes en nuestras acciones es completamente lícito, en un momento en el que debemos plantar cara al terrorismo yihadista.

Resulta primordial diseñar una política eficaz y remar todos en la misma dirección. Los Veintiocho de la Unión Europea han acordado resolver el problema de las migraciones a través de la reubicación, pero tan solo un día después de los ataques terroristas en Bruselas, la primera ministra polaca, Beata Szydlo, ha afirmado que Polonia no puede permitirse acoger más solicitantes de asilo en las circunstancias actuales”.

Tal vez, por primera vez, habría que establecer una figura jurídica que practicara de algún modo el preventivismo. No se trata de recortar libertades por la seguridad, sino de entender que esa seguridad es la que nos garantiza el ejercicio de nuestras libertades.

Respecto a la falta de unión, la encontramos desafortunadamente, tanto a nivel nacional, como internacional. En casa, parece que hallamos uno de los ejemplos más esclarecedores es la actitud de la formación Podemos, empeñada de forma obsesiva en defender lo indefendible. No olvidemos las palabras de la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, pidiendo diálogo con los terroristas de la Yihad para acercar posiciones comunes. Sinceramente, no les veo muy dialogantes con las cientos de personas que asesinan cada día de manera atroz.

Otro ejemplo, entre tantos, el alcalde podemita de Zaragoza, Pedro Santisteve, quien este mismo miércoles aseguraba sobre el atentado perpetrado en Bruselas, que “ahora de alguna forma nos vuelve esa violencia que hemos contribuido a sembrar en el mundo”.

“…debemos tener siempre presente que el terrorismo no se constriñe a determinados territorios de Oriente Medio, sino que se halla entre nosotros”.

A nivel internacional, debemos tener siempre presente que el terrorismo no se constriñe a determinados territorios de Oriente Medio, sino que se halla entre nosotros. Lo más dramático es que son ciudadanos europeos, (segundas generaciones nacidas en Europa),  los que se enrolan en las filas terroristas para cometer atentados en sus propios países.

Debemos solucionar problema en origen y para ello, resulta imprescindible, entre otras medidas, asfixiar económicamente a los mecenas que financian el terror, principalmente, a través del negocio del petróleo.

Bruselas, París, Londres, Madrid, Nueva York….somos todos. Todos y cada uno de nosotros conformamos el rostro de una única víctima: la civilización de los derechos y libertades. No lo debemos permitir; hoy, más que nunca, todos contra el terrorismo.

Anuncios

EL NAZARENO

El Nazareno

“Quién me presta una escalera para subir al madero, para quitarle los clavos a Jesús El Nazareno”.

“La Saeta”, Antonio Machado.

Comienzan a prolongarse los días que van ganando espacio a la noche; y el sol que hasta ahora se asomaba tímido a la escena de nuestras jornadas, va recuperando protagonismo, calentando las sombras y fundiendo letargos; asoma la primavera. España se prepara para vivir con pasión la Semana Santa.

Las calles se impregnan de aroma a incienso, a cirios que arden, a flores, a ramas de palma seca. Las cofradías preparan sus andas, engalanan sus veneradas imágenes, organizan los pasos y ensayan el sonido de sus bandas, no importa si son pequeñas o grandes, ricas o pobres, de Zamora o de Triana, todas se engalanan. Túnicas de terciopelo y raso, capiruchos, guantes blancos, pies descalzos, hombros descarnados, fe, pasión, emoción, alegría y lágrimas. Pura expresión espontánea y voluntaria de fervor, cultura y tradición, con siglos de arraigo en nuestra patria.

Y mientras una inmensa mayoría de españoles vibramos con la emoción de ese sentimiento que emana de la figura del Nazareno y de la Semana Santa, un grupo de advenedizos no ceja en su empeño de destruir todo aquello que tradicionalmente nos une, nos falta al respeto y se carcajea con blasfema arrogancia de nuestras tradiciones.

En Madrid, Ahora Madrid, tras la polémica organización de la Cabalgata de Reyes y de los Carnavales titiriteros, encuentra una nueva víctima para su radical laicismo en la Semana Santa a la que ha pretendido renombrar como Semana de las Festividades. Es curioso que ese laicismo obsesivo lo practiquen Carmena y su equipo de manera exclusiva sobre el cristianismo, ya que otras religiones van cobrando protagonismo con el impulso económico que los podemitas madrileños les están otorgando con cargo a los presupuestos de la capital.

En Cataluña, la situación en la Barcelona de Colau, merece un capítulo aparte. El laicismo radical que abandera la izquierda, se transforma en cristianofobia, con ataques frontales y permanentes a todo aquello que esté vinculado a la Iglesia. No hay semana, sin ejemplos, ahora quieren expropiar y derribar la Iglesia de Santa María de Gracia por “infrautilizada y anacrónica”, por lo que el próximo 13 de abril se debatirá y someterá a votación en el consejo municipal del barrio de Gracia.Principio del formularioFinal del formulario

Esa misma Ada Colau que defendió a Dolors Miquel por recitar durante los Premios Ciudad de Barcelona un Padrenuestro blasfemo y vergonzoso, afirmando que quería defender a la poetisa, “desde el máximo respeto a las creencias de cada uno”. Y yo me pregunto: ¿respeto a las creencias? ¿De qué respeto estamos hablando? De ese que saca en unas andas una “insumisa parte de la anatomía femenina” burlándose de los hombros, las espaldas y el fervor de miles de costaleros y creyentes de toda España…

La explosión de ataques ha prosperado por todo el país. En Pamplona, la Virgen Dolorosa fue insultada durante su traslado desde la Iglesia de San Lorenzo hasta la catedral, ante la indignación de los presentes, sin embargo no ha habido respuesta por parte de las autoridades ante esta nueva ofensa contra los cristianos en Pamplona, que ya han tenido que soportar la exposición blasfema de Abel Azcona o las burlas a la misma Dolorosa, durante Carnaval.

En Andalucía, la izquierda podemita también ha tratado de hacer estragos. Ya sembró la polémica la secretaria provincial de Podemos en Sevilla, Begoña Gutiérrez, cuando expresó que, en caso de llegar al poder, se plantearía la continuidad de las celebraciones de Semana Santa. Inmediatamente tuvo que rectificar, cuando toda Sevilla se le echó encima. Claro, no debió tener en cuenta que el 50% de los sevillanos es hermano de alguna cofradía…

O en Málaga, donde el plan de aconfesionalidad para el ejército que preconiza la formación de Podemos,  impediría que militares de la Legión sacaran en procesión a su patrón, el Cristo de la Buena Muerte, una de las tradiciones más queridas en Málaga y en España.

Que no traten de confundirnos; no permanezcamos inmóviles ante los desafíos morales y éticos, porque lo que los ciudadanos quieren es crecer, compartir e involucrarse en proyectos que signifiquen comunión (común-unión).

Y entre tanto intento de destrucción, surgen ejemplos como el proyecto de El Nazareno en Brunete, donde los propios vecinos han convertido a costa de su sacrificio, su esfuerzo y su ilusión, un sueño en una realidad, con el propósito de que se convierta en tradición. ¡Paradojas de nuestro tiempo! Mientras unos cuantos ridiculizan y tratan de destruir nuestras tradiciones, vecinos de un pueblo construyen de forma voluntaria, con sus propias manos, la Pasión viviente de El Nazareno, sentando mediante el trabajo común las bases de una tradición con el deseo de que arraigue en nuestra localidad.

Los días van ganando espacio a la noche; el fervor por nuestra cultura, nuestra fe y nuestras tradiciones, deben ganar la batalla a un falso laicismo que solo persigue al cristianismo.  El escarnio de la Fe no debe salir gratuito, por ello, hechos como la sentencia que esta misma semana ha condenado a la portavoz de Ahora Madrid (Podemos) en el Ayuntamiento de la capital, Rita Maestre, por un delito de ofensa contra sentimientos religiosos, reconfortan el derecho transversal a la libertad (no solo de religión y de culto), de todos los ciudadanos.  Es tiempo de silencio, de reflexión, de salir al encuentro de El Nazareno… Es tiempo de Semana Santa.

IGUALDAD REAL

Mujer

“Soy una mujer con pensamientos y preguntas y cosas que decir. Yo digo si soy bella. Yo digo si soy fuerte. Tú no determinarás mi historia  -yo lo haré-“.  Amy Schumer

Esta semana la Mujer ha protagonizado la actualidad, con motivo de la celebración del Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo. He de confesar que desearía profundamente no tener que conmemorar este Día, porque no hubiera necesidad real de hacerlo, pero lamentablemente, no es así.

Por ello, resulta imprescindible que cada 8 de marzo desde los diferentes ámbitos sociales, políticos e institucionales zarandeemos las conciencias de todos para lograr la consecución real de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Me sonrojo literalmente al escribir esta reflexión cuando me paro a analizar el hecho de que en pleno siglo XXI, todavía tengamos que debatir y luchar por una cuestión que resulta tan obvia y natural, como la propia vida.

Tristemente, la desigualdad sigue siendo hoy un hecho y, sin duda, debemos dar un paso al frente con valentía y exponer sin cortapisas su reconocimiento, para valorarlo con toda la profundidad y contundencia que merece y, de este modo, seguir tomando cuantas medidas sean necesarias para su total eliminación.

Para ello, además de contar con un marco normativo que garantiza la igualdad de trato y de oportunidades para las mujeres y la erradicación de la violencia que se ejerce contra ellas, se hace absolutamente necesario, poner en marcha medidas transversales, que vayan deshaciendo nudos históricos, y vertebrando el conjunto de la nueva sociedad en la que el objetivo de la igualdad sea una realidad.

Entre las diferentes medidas transversales que complementan ese marco normativo, se halla el “Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades 2014-2016”, que el Gobierno aprobó en 2014, con el objetivo de incidir directamente en la reducción de las desigualdades en el ámbito del empleo y la economía (especialmente en materia de retribuciones); apoyar la conciliación y corresponsabilidad de la vida personal, familiar y laboral; erradicar la violencia que sufren las mujeres; mejorar su participación en la sociedad; y fomentar la igualdad de oportunidades a través del sistema educativo, etc.

Asimismo, desde el Gobierno se ha incidido de forma especial, en la promoción de las mujeres en el medio rural, y en el aprovechamiento de las nuevas tecnologías como vía para promover la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres. Además, se ha reforzado la colaboración público-privada con aquellas empresas comprometidas con el principio de igualdad de oportunidades a través de proyectos como el distintivo “Igualdad en la Empresa”, que acredita a las empresas por su excelencia en esta práctica.

En este sentido, en España más de 2.000 empresas han utilizado ya la “Herramienta de autodiagnóstico de brecha salarial de género” creada en 2015. Por ponerles un ejemplo, Red Eléctrica de España ha sido una de las primeras empresas que obtuvo, en 2010, el Distintivo de Igualdad en la Empresa, por sus políticas de compromiso con la igualdad laboral entre mujeres y hombres. Actualmente son 116 la que cuentan con él, en España.

Este año, además, se ha diseñado un “Sistema de valoración de puestos de trabajo con perspectiva de género”, que permite fijar retribuciones objetivas a cada puesto, sin sesgo por razón de sexo; y se invertirán 350.000 euros en un programa para PYMES de mejora de las condiciones laborales y reducción de desigualdades retributivas por razón de género.

Éstas son, a modo de resumen, algunas de las iniciativas que se han puesto en marcha recientemente, en nuestro país, para complementar ese marco legal que garantiza la igualdad de las personas sin discriminación por razón de su sexo, pero aún queda mucho por hacer.

Sin duda, como ocurre en todos los ámbitos de la sociedad, la educación juega un papel fundamental y será básica, a la hora de moldear las conciencias de los ciudadanos durante los primeros años de desarrollo personal. Pero de poco sirve educar en valores si no se predica con el ejemplo. Debemos apostar por la mujer, por la verdadera igualdad de oportunidades y por el reconocimiento al importante trabajo que realizan para el desarrollo de la sociedad. En el equipo de gobierno de Brunete, somos cuatro hombres (incluido yo) y seis mujeres. Sin duda, un gran equipo de profesionales que están en el gobierno por su valía, sin que el hecho de que sean hombres o mujeres haya influido como variable en su designación.

Desearía no tener que volver a sonrojarme al reflexionar sobre esta cuestión; espero que muy pronto el motivo que lleve a la celebración del Día 8 de marzo se concrete exclusivamente en homenajear a las mujeres como reconocimiento al importante papel que desempeñan en la sociedad, sin que exista la necesidad de reivindicar la igualdad de oportunidades, entre seres que ya son iguales.