Trabajando en equipo

La recompensa del trabajo bien hecho es la oportunidad de hacer más trabajo bien hecho”.

Jonas E. Salk (Médico)

ImageDetesto hablar de mí mismo. No me gusta. Siempre he creído en el valor de la discreción y en el silencio del trabajo constante. Incluso en este momento de mi vida, en el que tantas miradas se fijan en todo lo que hago. Aún así, permite que hoy, querido lector, venza esa timidez y escriba estas líneas hablando en primera persona.

Han sido muchos los años que he pasado en la empresa privada. Muchos años de larguísimas jornadas de trabajo, de creer en el valor de los profesionales que me han rodeado y de los que tanto he aprendido. Muchos años de creer que si todos remamos un barco en la misma dirección, podemos hacer mucho por mejorar la sociedad que nos rodea. Por legar un mejor futuro a nuestros hijos.

Ése pensamiento, el de transformar y mejorar la realidad que nos rodea, fue la razón por la que decidí asumir el reto de dedicarme en cuerpo y alma a Brunete, a pasar unos años de mi vida sirviendo desde el Ayuntamiento a mis gentes, a mi pueblo, al lugar en el que me crié y al que mi memoria emocional y personal está indisolublemente ligada.

Hoy puedo decir con emoción que me levanto cada mañana con una sonrisa de felicidad y un pensamiento en mi mente: Ser alcalde de Brunete ha sido el mayor honor de mi vida. Me gusta trabajar horas y horas al servicio de todos vosotros, intentar darlo todo por atender vuestras demandas. Porque yo soy, única y exclusivamente, un humilde servidor de todos vosotros. Aunque para ello haya tenido que renunciar a muchas cosas. La primera de ellas a mi familia.

Han pasado dos años desde que juré el cargo de alcalde de Brunete. ¡Parece que fue ayer! De aquel día guardo muchos recuerdos, pero el principal, el que todos los días me estimula y me anima a intentar dar lo mejor de mí mismo, es mi lealtad absoluta al pueblo de Brunete, al que aquel día públicamente prometí servir. Y cuyos intereses defiendo en busca de una mejora permanente de nuestro pueblo, de nuestro día a día.

Han sido dos años llenos de desafíos, en los que mi equipo de concejales y los trabajadores municipales hemos dado respuesta a todos los retos que se nos han planteado. Dos años en los que creo, firmemente, que hemos mejorado nuestros parques y jardines; o por ejemplo la limpieza en las calles; en los que hemos defendido la creación de empleo, generado la llegada de nuevas empresas y apoyado a las que ya estaban.

Dos años en los que hemos estado cerca de nuestra comunidad educativa para impulsar aquellas cuestiones que mejoran nuestra enseñanza; en los que hemos tratado de estar socialmente cerca de quienes más ayuda necesitan en este momento. Dos años en los que hemos hecho mucho por muy poco, en medio de la máxima austeridad y ahorro en el gasto posible, en medio de las dificultades económicas lógicas que marcan el momento actual.

Image

Mi único deseo es que todos hayáis notado que en estos dos años hemos hecho más Brunete, que entre todos, y con la colaboración de todos, estamos haciendo un Brunete mejor, un Brunete optimista, un pueblo que sabe que unido en un mismo objetivo puede hacer grandes cosas. Espero, en definitiva, que tú al igual que yo sientas, vivas y contribuyas a ese Brunete con alma al que aspiro como alcalde.

Ni mi equipo ni yo somos perfectos. ¡Quién es perfecto en la vida! Hemos cometido errores. Pero esos errores, espero que pocos, nos han hecho aprender y sobre todo ser más rebeldes. Una rebeldía sana: La de querer hacerlo aún mejor, la de querer seguir transformando y mejorando el pueblo al que amamos profundamente, preocupándonos por vuestra calidad de vida, la de todos, quienes nos pedís a los políticos que en momentos como éste nos dejemos la piel por vosotros.

Aún quedan muchas buenas noticias, muchos proyectos que están a punto de ser una realidad. Nos queda mucho trabajo. Y sólo llegaremos a buen puerto si contamos con vuestro apoyo, con vuestra participación y también, por supuesto, con vuestras críticas cuando sea necesario.

El equipo de concejales, los trabajadores municipales y yo mismo, seguimos y seguiremos a vuestro entero servicio. Ser vuestro alcalde ha sido el mayor honor de mi vida. Y a tal honor, sólo cabe responder con trabajo, trabajo y más trabajo.

Anuncios