La Macro-Génesis del Macromunicipio

Firma Macromunicipio Brunete“El miedo ante la unión, ante el fluir hacia la otra parte. Entonces ya no estoy nunca más solo.” (Franz Kafka)


No hay mejor política que aquélla en la que se impone el sentido común, aquélla que recoge lo que de manera innata es propio de hombres y mujeres. Los principios de solidaridad y cooperación entre los pueblos han estado presentes de forma perenne en la historia de la Humanidad. 

Las diferencias entre personas, tanto en sus capacidades como en sus propiedades, las llevó a sentir la necesidad de colaboración mutua, a través del trueque en su génesis y de fórmulas más sofisticadas y complejas, en nuestro tiempo; pero la esencia, en todas ellas, ha continuado siendo la misma.

Cuando uno es consciente de algunas carencias que posee su pueblo, ha de buscar la manera más eficaz y económicamente solvente, de satisfacerlas. Así es como se vuelve al origen, al sencillo pero poco practicado hecho de compartir, con los pueblos vecinos, lo que se tiene para alcanzar aquello de lo que se carece.

Ésta es la idea básica sobre la que se asienta la iniciativa del macromunicipio. La “unión” de varios pueblos vecinos (por el momento, siete) para compartir servicios e infraestructuras deportivas y culturales. Ésta es la base inicial sobre la que los Ayuntamientos de Brunete, Sevilla la Nueva, Villanueva de Perales, Quijorna, Villamantilla, Valdemorillo y Navalagamella, rubricaron el convenio.

A partir de ese punto inicial y, previo análisis y estudio pormenorizado, se pueden ir desarrollando diversos ejes de actuación, tales como el sostenimiento común del personal municipal de los siete pueblos, para agrupar y distribuir los costes de servicios como los de seguridad; la proyección de un plan de mejoras en las comunicaciones interurbanas, etc.

El macromunicipio se gesta sobre la premisa básica de ahorrar costes, en tiempos en que cualquier gesto austero, supone la semilla de los gobiernos competitivos. Origina un ahorro para los vecinos que van a poder disfrutar de las instalaciones y servicios deportivos y culturales de los siete pueblos, a precio de empadronado, con independencia de en cuál de ellos residan. Así mismo, amplía la oferta a la hora de elegir, lo que a la vez generará mayor competitividad y llevará a los municipios a mantener el máximo nivel de calidad en su catálogo de servicios y en sus instalaciones -en algunos casos, infrautilizadas-. Además, permitirá fortalecer los lazos entre vecinos, derivados del flujo de movimiento.

Para las arcas municipales de las siete localidades, también supone un importante beneficio económico. Además de sumar 40.100 potenciales “clientes” al conjunto territorial -281 km2-, se ahorrarán gastos de inversión en infraestructuras, permitirá racionalizar el catálogo de servicios, obligará a mantener las instalaciones municipales en condiciones óptimas y a tratar de obtener de ellas el máximo rendimiento, etc. Otro factor importante en materia de ahorro, es la capacidad para poder sacar a concurso contratos, de manera conjunta, lo que mejorará las ofertas y reducirá costes.

La iniciativa pionera del macromunicipio difiere sustancialmente de la mancomunidad; ésta última supone la unión de pueblos que comparten gastos a la hora de financiar un servicio, creando superestructuras. El macromunicipio va, en cambio, mucho más allá; manteniendo, inicialmente, el principio de autonomía municipal reconocido en la Constitución Española, no renuncia al debate que la fusión de pueblos genera en la sociedad.

Hemos emprendido esta “macro fusión” entre un conjunto de municipios que comprenden -y así lo han sabido demostrar-, que satisfacer las necesidades de los vecinos es la razón máxima de la gestión municipalista; anteponiendo de forma responsable y generosa, el interés de los vecinos a cualquier otro interés político o partidista…. Amigos, la batalla de ideas políticas es un género que todo político debe cultivar, pero el denominador común de la búsqueda de los fundamentos que unen a los pueblos, es una apuesta irrenunciable que todo gestor debe asumir…así la GÉNESIS de todo proyecto se vuelve más espontánea, sin necesidad de recurrir al artificio.

¿Te unes a este esfuerzo y a este sueño que hemos comenzado a hacer realidad?