La ilusión intacta

pueblo Están siendo momentos de gran vorágine e indefensión, así como de juicios paralelos que no me han permitido disponer del tiempo que os merecéis. Echando la vista atrás y ahora que estoy dando un paseo por Brunete, pienso a quien beneficiará toda esta brutal campaña de descrédito y difamación así como de acoso, hay muchas cosas que se me olvidarán con el tiempo, porque no soy persona que maneje el rencor, pero hay cosas que jamás podré olvidar, como el daño que se ha hecho a mi familia y la de mis compañeros de gobierno, así como a funcionarios.

Difundir el cáncer de mi padre, que lleva tres años luchando por ganar la batalla a la muerte es deplorable pero lo que ya supone ser una persona execrable es hacerlo a sabiendas de qué el no sabía la gravedad de su enfermedad.

Isabel el daño que has hecho a Brunete, a mi familia, equipo de gobierno, funcionarios (amigos tuyos) y a mi te ha definido como persona.

Ayer mientras mi padre trataba de agarrarse a la vida tumbado en su cama y me preguntaba sí alguna vez se te podría perdonar, yo le dije que desde ya lo hacia, porque hay algo que ni tu, ni tu compañero ni los que han orquestado este intento de golpe contra un equipo honrado que se deja la vida día a día por su pueblo y por sus gentes podréis quitarnos.

La ILUSIÓN por seguir haciéndolo, para ganar una carrera hay que correr más que el otro y no pincharle las ruedas, por eso y porque hablo desde el corazón del pueblo de mis antepasados y que me ha visto crecer te digo que no vais a ganar esta batalla y que seguiremos trabajando con honradez y esfuerzo por Brunete y sus vecinos porque solo, solo conocemos esa forma de concebir la vida.

Hoy el pueblo reluce y brillan sus calles cobijadas bajo el radiante sol de julio y así como siempre me encuentro donde solo deseo estar.
En mi pueblo.

Anuncios