AMAR A PATRIA

amar_la_patria

No nací en un rincón remoto: mi patria es el mundo entero.” Séneca

Decía Lord Byron que “el que no ama a su patria no puede amar nada”, creo que muy pocas veces en la historia reciente de España, han tenido tanta vigencia sus palabras, dada la situación de máxima tensión que estos días se está viviendo en Cataluña. Los dirigentes de la Generalitat que ansían fracturar España, han encontrado en aquella masa de población que no solo no ama a su patria, sino que odia todo aquello que representa España, el caldo de cultivo perfecto para tratar de incendiar las calles, de llevar su “revolución” al asfalto, ahora que empiezan a ser conscientes de que el Estado no les permitirá llevar a cabo su locura independentista.

Esta semana hemos sido testigos atónitos de cómo en Barcelona, las huestes secesionistas rodeaban de forma masiva el edificio de la Consejería de Economía y Hacienda, para amedrentar y amenazar a la Guardia Civil que cumplía el operativo policial para abortar “las estructuras de Estado” que los independentistas estaban ultimando para creación de esa futura “República Catalana” que tanto reclaman. Lamentablemente pudieron llegar hasta la puerta de la Consejería, ya que no se desplegó, inicialmente, ningún cordón policial.  Y es que el Mayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, había comunicado previamente a la Policía Catalana, que debían ser especialmente cuidadosos con el uso de la fuerza en el mantenimiento del orden público.

De hecho, el juez de Barcelona que investiga el 1-O, Juan Antonio Ramírez Súnyer, tuvo que llamar a medianoche, al Mayor de los Mossos d’Esquadra, para ordenarle expresamente que activara de una vez el dispositivo de seguridad frente a la sede de Consejería para que pudiera salir la comitiva judicial, que se venía demorando a pesar de la urgencia.

Debe ser que para Trapero, el hecho de que los manifestantes radicales atacaran los coches de la Guardia Civil, ocasionando grandes desperfectos, no tiene nada que ver con el orden público… Tampoco el hecho de que acorralaran el cuartel de la Benemérita en Manresa.

Con este panorama, y mientras Ada Colau llama a las movilizaciones como respuesta a las actuaciones del Estado de Derecho, Rufián se desencaja y vuelve a perder los papeles, y Anna Gabriel compara la operación de la Guardia Civil ordenada por el Juzgado con un golpe de Estado… En Madrid, “Madrileños por el derecho a decidir”  trataban de llegar a la Puerta del Sol, llevando a  cabo una manifestación ilegal respaldada por Ahora Madrid, Unidos Podemos, PNV, PDeCAT y Esquerra Republicana de Cataluña –cómo no, los mismos de siempre-.

Y es que como no podía ser menos, Podemos sigue tratando de sacar rédito político a la grave situación provocada por el desafío independentista, transformando el pretendido referéndum del 1 de octubre, en una protesta contra Rajoy. El iluminado Iglesias, ha cuestionado la acción de la Justicia e incluso se ha atrevido a hablar  de “presos políticos”.

Ya lo dijo el miércoles el presidente Rajoy, es el momento de que las fuerzas políticas colaboremos para proteger nuestra Nación y no ponerla en duda.  Por el contrario, quienes aprovechan el órgano independentista para generar inestabilidad en la calle y debilitar las instituciones, tendrán que responder ante los españoles por su deslealtad.

El presidente del Gobierno ha vuelto a ofrecer la vía del diálogo para tratar de construir un nuevo tiempo, siempre bajo la legalidad; pero si los desleales y antidemocráticos nacionalistas catalanes continúan con su actitud de confrontación, encontrarán enfrente toda la fortaleza de un país democrático y moderno que es España. Lo afirmaba Mariano Rajoy en nombre del Gobierno, asegurando que garantizaba su determinación de hacer cumplir la ley sin renunciar a ninguno de los instrumentos de nuestro Estado de Derecho.

Hoy los dirigentes separatistas de la Generalitat buscan calar en las hordas cuptasunas un mensaje de victimismo que mantenga encendido el odio hacia el Estado español, un mensaje que convierte las detenciones de los altos cargos sediciosos en una operación represiva de sus libertades. Sin embargo, el desmontaje de la estructura del referéndum ilegal llevado a cabo el miércoles, era una exigencia legal y una necesidad democrática.

El referéndum del 1-0 es una quimera y no podrá celebrarse pero… ¿qué ocurrirá cuando despertemos el 2 de octubre? Es realmente complejo tratar de buscar la respuesta a una situación que lleva prolongándose décadas mediante el adoctrinamiento en el odio a España, porque una cosa es no amar la patria, como decía Lord Byron, y otra muy distinta es odiar a España.

Anuncios

LA COMUNIDAD DE MADRID CON LAS VÍCTIMAS

La_Comunidad_de_Madrid_con_las_victimas

En defensa de la memoria, la dignidad y la justicia de las víctimas, también debemos implicarnos el conjunto de la sociedad y de las Administraciones públicas.
Cristina Cifuentes

 

Alguna vez me he sorprendo a mí mismo con la mirada posada en el infinito tratando de ver, no lo que tengo delante de los ojos, sino las imágenes que proyecta mi cabeza basadas en los recuerdos de testimonios que he escuchado, que he leído o que he compartido, y que son bombeadas desde mi corazón, encogido de dolor, por el sobrecogimiento que me provocan. Son imágenes en blanco y negro que se suceden a un ritmo frenético, imágenes empapadas en lágrimas, en llanto y en angustia. La angustia y el dolor de todas y cada una de las víctimas del terrorismo.

Acudo a mi modesta biblioteca personal y refugiado en mi pequeño espacio de soledad, tomo entre mis manos alguno de los libros que conservo en uno de los estantes más accesibles y hojeo las páginas que recogen desgarradores testimonios e imágenes de vidas rotas y de familias destrozadas. No quiero ni puedo permitir que estos libros se empolven en el olvido, me reconforta pensar que cada vez que releo uno de estos terribles relatos que con tanta valentía y generosidad han querido compartir las víctimas del terrorismo, desnudando sus miedos y sensaciones más íntimas, sigo manteniendo vivos su memoria y su recuerdo.

Es completamente cierto que, por alguna razón especial que a veces se escapa de nuestra consciencia, existen historias y personas que jamás se olvidan. Yo nunca olvidaré las voces de quienes han llorado y aún continúan llorando, entre el dolor de la soledad, la impotencia de preguntarse por qué y la lucha por reclamar Memoria, Verdad, Dignidad y Justicia.

Son tantos y tantos testimonios… La banda terrorista ETA ha asesinado a 857 personas en España. Desde aquella pequeña niña de 22 meses, que resultó su primera víctima mortal el 27 de julio de 1960 en San Sebastián, en la estación de Amara, cuando explotó una maleta incendiaria;  hasta el brigada de la Policía francesa Jean-Serge Nérin, padre de cuatro hijos, asesinado el 16 de marzo de 2010.

Hoy, siete años después de que ETA cometiera su último asesinato, la banda terrorista sigue sin disolverse; ni han pedido perdón a las víctimas ni han entregado las armas, lejos de aquél nimio espectáculo-paripé donde simularon tal acción. Aprovechando el cese de los asesinatos (que no de la violencia), desde determinados sectores políticos de izquierda radical filoetarras han tratado de inocular en el resto de la sociedad un “buenismo” que me provoca tanto rechazo  como indignación, pretendiendo tergiversar la historia de tal modo que el azote macabro y asesino de los terroristas se haya blanqueado como una “guerra” entre dos bandos de iguales en los que no hubo vencedores ni vencidos. Pero yo… ¡Me niego a aceptar tal disparate!  Digamos alto y claro que aquí no hubo dos bandos, hubo víctimas y verdugos.

Y, en estos tiempos donde lo cómodo, lo fácil es dejarse arrastrar por la desidia del olvido, la  dejadez y la pereza de no tener que realizar el ejercicio de recordar los tiempos del horror de la extorsión, los secuestros, las bombas lapa, de los tiros por la espalda y los coches bomba, debemos ser más conscientes que nunca del deber que tenemos con todas y cada una de las víctimas del terrorismo y con la memoria de España.

No podemos poner el contador a cero, y comenzar a vivir una historia tan edulcorada como injusta para con las víctimas, con la falsa esperanza de que los terroristas dejen de serlo y nos permitan vivir en paz. No podemos permitir que el dolor de las víctimas quede en el olvido y debemos hacerles llegar  permanentes muestras de que no están solas.

Esta semana, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha dado un paso firme y valiente con el objetivo de  proteger y apoyar a las víctimas del terrorismo, aprobándose en el Consejo de Gobierno que ella preside, el proyecto de Ley para la Protección, Reconocimiento y Memoria de las Víctimas del Terrorismo de la Comunidad de Madrid, que amparará a todas las personas empadronadas en la región víctimas de un  atentado terrorista, incorporando novedades muy importantes.

Este proyecto de Ley contempla la protección y amparo de todos los madrileños con independencia del lugar donde hayan podido sufrir un atentado y  diseña un sistema integral de reparación de los daños causados por las acciones terroristas.

Cifuentes ha ido un paso más allá, incorporando dos puntos absolutamente novedosos  que resultan indispensables para promover la Memoria y la Dignidad de las Víctimas, son la puesta en valor del trabajo de las entidades y organizaciones que las representan y defienden, y la introducción a partir del próximo curso escolar 2018-19, de unidades didácticas relacionadas con la historia del terrorismo dentro de las materias que se imparten en Educación Primaria.

Sin duda, un gesto más que valiente, que permitirá a las generaciones futuras conocer una parte de la historia real más reciente de nuestro país, esa historia negra y trágica que otros pretenden diluir y blanquear. Un gesto indispensable para mantener viva la Memoria de las víctimas. Yo, seguiré hojeando mis libros de testimonios en la íntima soledad de mi modesta biblioteca, pero me quedará el consuelo de saber que los jóvenes madrileños, tendrán la opción de conocer la triste realidad de uno de los episodios más trágicos de nuestro país, en el que la verdad sobre las víctimas del terrorismo no quedará empolvada en el olvido.

TRAS LOS PASOS DE NERÓN Y DIOCLECIANO

Tras_los_pasos_de_neron_y_diocleciano

“Pan y circo” (Panen et circenses) Décimo Jun Juvenal (s.I dc-II dc)

Narran los libros de Historia, cuán crueles y antojadizas fueron las persecuciones a los cristianos en la Antigua Roma, desde la época de Nerón hasta la de Diocleciano. Paradójicamente aquellos primeros cristianos eran acusados de “ateos” pues no rendían culto a los dioses de Roma y, por ello, eran llevados ante las turbas que les gritaban enloquecidamente: “¡que mueran los ateos!” La Historia ha demostrado a lo largo de siglos de evolución que aquéllas no serían las últimas persecuciones y aunque dos mil años después, la Humanidad se ha desarrollado notablemente, aún siguen existiendo ciertas prácticas que perduran en el tiempo,  ya que subyacen enraizadas a la propia esencia del ser humano. Estas malas prácticas se han instrumentalizado de forma deliberada por quienes desean a toda costa lograr objetivos políticos nada lícitos, tratando de conseguir mediante la manipulación, la confusión y el engaño, aquello que no fueron capaces de alcanzar con las urnas. Para ellos, todo vale y, naturalmente, el fin justifica los medios, ya sean un pleno extraordinario en el Congreso, una fallida moción de censura, una campaña permanente de descrédito, o  pueriles insultos que pronunciados por boca de quien no tiene ningún tipo de autoridad moral, tornan en caída libre sobre sus frentes tal como le ocurre a aquel que escupe al cielo.

La Humanidad ha evolucionado en infinidad de aspectos pero, por el contrario, en pleno siglo XXI, siguen existiendo turbas movidas por la obsesión de perseguir, acosar y derribar a sus oponentes políticos. Es lo que le sucede a los partidos que conforman la faz izquierda de la política española, desde el PSOE a Podemos, pasando por esa amplia nebulosa de grupúsculos radicales, abertxales o separatistas. La Izquierda ha cambiado  las túnicas romanas por las actas de diputado y ya no se reúnen en viejas plazas romanas, sino en el Congreso, aunque siguen tratando de instrumentalizar las calles para manipular a los ciudadanos. Su objetivo se ha convertido en una gravísima obsesión: echar al presidente Rajoy y al Partido Popular del gobierno de las instituciones a toda costa. Y digo “gravísima” porque en las circunstancias políticas en las que se halla España en estos momentos con la ofensiva secesionista de la Generalitat de Cataluña, por un lado; la amenaza del terrorismo yihadista, por otro; y las tensiones en Europa por el proceso de implementación del Brexit, entre otras circunstancias, resulta que Mariano Rajoy y el Partido Popular suponen las únicas garantías de solidez y estabilidad con que cuenta nuestra nación.

Ya lo dijo un iluminado Pablo Iglesias, cuando afirmó sin ningún tipo de vergüenza que su objetivo era echar al Partido Popular de las instituciones. Y vaya si el líder morado le ha puesto empeño a su causa, aunque ello le suponga sumirse en el más bochornoso de los ridículos. Ayer, Iglesias, volvió a demostrar en el Congreso su falta de talante, utilizando el insulto y la pataleta como sus mejores armas dialécticas. En realidad, eso era lo que buscaba la Izquierda con esta sobreactuación parlamentaria carente de sentido.

Más me preocupa la deriva que vive el PSOE ante la incoherencia de sus acciones, exigiendo ayer la dimisión del presidente Rajoy y, sin embargo, no habiendo secundado la moción de censura orquestada por Podemos, el pasado mes de junio. Poco sentido tiene que exijan algún tipo de responsabilidad política a quien hace pocas semanas no reprobaron mediante la moción de censura. Y entre los vaivenes de sus de sus acciones, la última novedad es que desde Ferraz se está pidiendo un donativo a los militantes del PSOE por correo electrónico para “echar a Rajoy”… esto ya es para nota.

Es muy peligroso el juego al que se está prestando el partido socialista, participando en una campaña de descrédito personal hacia nuestro presidente, mediante el socavo de la confianza de la ciudanía para desestabilizar un gobierno y por consiguiente, a un  país que lo que más necesita en este momento es unidad y contundencia ante el desafío nacionalista.

Es lamentable que se convoque un Pleno extraordinario para acosar al presidente del Gobierno por unos hechos que ocurrieron hace ya dos décadas, cuando estos ya están en manos de la Justicia, y cuando desde del propio Partido Popular se han establecido los mecanismos legislativos oportunos para combatir la corrupción, cosa que ningún otro partido ha sacado adelante. Y es que como dijo el propio presidente, la mejor vía contra la corrupción son las reformas que ha llevado a cabo el propio Gobierno.

No obstante con frecuencia me pregunto: ¿Por qué no se exige a otros partidos lo que se exige al Partido Popular? Aún estamos esperando que el PSOE reconozca al menos su responsabilidad en la trama de los EREs en Andalucía. No está de más recordar que el PSOE es el  único partido condenado con sentencia firme por corrupción, además de encabezar el ranking de la corrupción en España.  También estamos esperando que Podemos dé alguna explicación sobre su presunta financiación a través de tiranías criminales como las de Venezuela o Irán.

Está claro que las turbas del siglo XXI pretenden estigmatizar al presidente Rajoy y al Partido Popular, que representan la única opción política real con capacidad de mantener España fuerte y unida frente al desafío de quienes quieren desmembrarla a toda costa. Únicamente un país sólido y bien posicionado internacionalmente podrá participar activamente desde posiciones de liderazgo en la lucha contra la amenaza del islamismo radical. Los tiempos de Nerón y de Diocleciano ya quedaron lo suficientemente lejos en la Historia; es tiempo de dejar atrás las persecuciones obsesivas y de centrarse por completo en las prioridades que demanda nuestro país; es tiempo de luchar por la unidad de España y por la seguridad de todos los españoles.