Www.Lotuyoesmio.com

…recuerdo aquellas escenas de las películas del Oeste en las que se podía ver un pueblo árido y solitario, sin más presencia en las calles que el polvo que levantaba del suelo el aire caliente propio de  latitudes semidesérticas, y de algún matorral que seco y desprovisto de sus raíces avanzaba empujado por el mismo viento cálido, como si tuviera vida propia. En aquel momento se abría el plano para dar más dramatismo a la sensación de soledad y, a continuación, la cámara mostraba que, en realidad, las gentes sí se hallaban en el pueblo, pero escondidas tras las puertas y contraventanas de madera, para protegerse ante la inminente llegada de un grupo de forajidos sin escrúpulos que arrasaban allá por donde pasaban.

En los últimos días, esta imagen tan clásica del far west, ha vuelto a mi memoria en demasiadas ocasiones, tantas como en los medios de comunicación se ha citado al alcalde de Marinaleda, señor Sánchez Gordillo, haciendo, a sus anchas,  las fechorías que le han parecido oportunas bajo el mismo modo de proceder con que se manejaban  aquellos cuatreros americanos . La prensa ha descrito como cada vez que este alcalde y señor diputado de Andalucía, asomaba su jeta y la de sus secuaces, por alguno de los pueblos de su Comunidad, los comerciantes echaban apresuradamente el cierre a sus instalaciones por miedo al expolio, que habían ejercido en otros municipios y de los cuales, además, se habían permitido hacer gala porque, según justificaban,  eran en nombre del pueblo, de la justicia y la igualdad. Sinceramente… no creo que a los miles de parados andaluces y españoles, les haya reportado ningún beneficio ni se hayan sentido mínimamente identificados con estas acciones, como el saqueo que padeció el palacete en Córdoba donde se introdujeron de forma ilícita para disfrutar de una paella y de unos refrescantes baños en su piscina.

Considero absolutamente descarado utilizar el nombre de la solidaridad y la justicia y aprovecharse  del drama del desempleo y las dificultades económicas que padecen tantas familias españolas, por el interés de un puñado de indolentes que prefieren rebasar la línea de la ley a golpe de demagogia, en lugar de preconizar el esfuerzo personal como fundamento de éxito. ¿A caso el señor Sánchez Gordillo no sabe que aquellos a quienes está expoliando han tenido que trabajar duro para obtener con su propio esfuerzo lo que ellos les usurpan sin ningún miramiento?

Señores, un respeto a la propiedad privada, al afán de superación y crecimiento, a la posibilidad de prosperar económicamente por medio del esfuerzo personal. Rechazo rotundamente el lema que reza “lo tuyo es mío” porque yo  defiendo la bandera de la libertad individual y respeto profundamente lo que cada individuo ha conseguido por méritos propios, y lo suyo es suyo, salvo que él, libre y solidariamente, decida lo contrario, pero sin que nadie mediante la fuerza y la violencia, decida arrebatárselo.