DEMOCRACIA REAL PARTICIPATIVA

“La democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo, para el pueblo.”
Abraham Lincoln

 

democracia_participativa

Decía Aristóteles que la única verdad es la realidad. Pero también es cierto que aunque la realidad es objetivamente, en su esencia, única, existen tantas percepciones distintas de la misma como seres humanos hay, ya que cada cual percibe la realidad de una forma íntima y  particular. Por ello, quienes nos dedicamos a la gestión por el bien común de nuestros ciudadanos, a cualquier nivel de competencia, además de poseer una verdadera vocación de servicio público, debemos tener siempre en consideración la existencia de tantas diferentes percepciones de la realidad. Es imprescindible entender y empatizar con nuestros vecinos y, para ello, existe una vía tan sencilla como eficaz: conocer de primera mano lo que sienten, lo que piensan, lo que demandan… porque solo conociendo de una forma certera sus percepciones de la realidad, podremos proporcionarles soluciones integrales y eficaces a sus necesidades e incertidumbres.

Pero la percepción de la realidad no es algo estanco e inamovible, debemos ser conscientes de que nosotros, políticos y gestores, tenemos la capacidad de modificar esa percepción, mediante el establecimiento de una comunicación directa y fluida con los ciudadanos, de modo que ellos mismos comprendan que forman parte de esa realidad y como tales, se sientan como agentes con plena capacidad de involucración y participación en la sociedad a través de las instituciones.

En el municipio de Brunete, hace cuatro años, pusimos en marcha el “Plan de Convergencia Social”, un modelo pionero de participación que convierte al ciudadano en el epicentro absoluto de la vida municipal, estableciendo canales eficaces de participación y supervisión de los órganos municipales. Porque sí se puede crear un modelo de democracia participativa que estimule la incorporación de los ciudadanos a los procesos de gestión municipal.

Se trata de dar un paso más en la relación instituciones-ciudadanos. La experiencia vivida con la iniciativa “El Alcalde a tu puerta” que fue también pionera en España, y que me ha permitido visitar a más de quinientos vecinos en sus propios hogares, me mostró personas realmente preocupadas por su futuro, principalmente en cuanto a los recursos y servicios de nuestro pueblo. Porque, cuando se vive en una localidad que te ofrece Educación, Cultura, Deportes, Sanidad, una Fiscalidad Racional, Trabajo, es decir, tienes oportunidades para desarrollarte personal y profesionalmente, los ciudadanos están tranquilos respecto a esas incertidumbres, y la vida se mira desde la confianza y la seguridad de encontrarte en el lugar adecuado.

La confianza no es fácil de conseguir, es una virtud en mayúsculas derivada de una buena gestión de los recursos públicos, y no de manera puntual,  sino como consecuencia de un trabajo en el tiempo, con resultados visibles, palpables. Insisto, mucho más allá de la demagogia ideológica. Por eso el primer paso del Plan de Convergencia Social de Brunete, ha sido la transparencia. Hay que ser claros con los ciudadanos.

Este Plan de Convergencia Social tiene como objetivo desarrollar un modelo de democracia participativa que estimule la incorporación de los ciudadanos a los procesos de gestión municipal. Las fases de evolución natural de este proyecto se estructuran en motivación, información y acción, ya que si queremos recuperar la confianza de los ciudadanos hay que ofrecerles estas herramientas. Los ciudadanos deben sentirse agentes claves en el cambio y transformación de las instituciones y de las sociedades.

Hacer comprender a los vecinos que las instituciones son la prolongación de su acción diaria en el municipio, nos exige compartir responsabilidades, diferenciadas pero tangenciales. Resulta imprescindible potenciar el estímulo en la sociedad civil para que comiencen a influir de manera directa en la gestión municipal.

Esa labor de contacto fluido y directo con los ciudadanos tiene un objetivo claro: acercar las propuestas ciudadanas desde todos los sectores implicados de una manera directa y eficaz. Solo conociendo tales propuestas, podrán consensuarse e implementarse. De este modo, se culmina el proceso… se ha producido esa comunicación directa y fluida entre ciudadanos e instituciones, desde la Administración hemos generado confianza, transparencia y diálogo, y ello ha estimulado la participación de la sociedad, generándose los cambios demandados que no sólo incidirán en la percepción de cada vecino, sino en la realidad objetiva y única que nos envuelve al conjunto de la sociedad.

Anuncios