LA MANITA DE AFRODITA

afrodita_y_su_manita

“Dos cosas llenan el ánimo de admiración y respeto, siempre nuevos y crecientes, cuanto con mas frecuencia y aplicación se ocupa de ellas la reflexión: el cielo estrellado sobre mí y la ley moral en mí.” Immanuel Kant

 

Estos días los medios de comunicación se han hecho eco  de los polémicos talleres que el Ayuntamiento de Torremolinos, gobernado por el PSOE con el apoyo de Podemos y Ciudadanos, ha llevado a cabo a través de la ONG Apoyo +, y subvencionados por la Junta de Andalucía, sobre autoconocimiento sexual. Estoy convencido que los talleres no habrían suscitado tal polémica, si se hubieran llevado a cabo de una forma didáctica y pedagógica, siguiendo estrictamente el objetivo que argumenta la ONG organizadora, respondiendo al programa de prevención de las enfermedades de transmisión sexual (ETS) en el marco del Día Europeo de la Salud Sexual que se conmemoraba esta semana. Hasta ahí podríamos llegar…

A estas alturas de la historia resulta ridículo pensar que la sociedad no ve con absoluta naturalidad la libertad sexual, y es básico desde el punto de vista de la salud pública, emprender campañas de prevención de enfermedades de transmisión sexual. Lo que no me queda nada claro, es la legitimidad ética de la subvención de estos talleres, desarrollados y concebidos con un mal gusto abrumador, y enfocados desde un punto de vista que lejos de preconizar la prevención de la salud, parecen incitar a la a la búsqueda permanente del placer inmediato. Además, el hecho de que los citados talleres se hayan impartido en un bar de copas de Torremolinos, tampoco dice mucho a favor, de la vertiente pedagógica de tal iniciativa.

Desconozco si han tenido, queridos lectores, la oportunidad  de ver los carteles que anuncian los talleres, pero les aseguro que no tienen desperdicio. Lo dicho, mal gusto a raudales.

La asociación Apoyo + recibe 10.000 euros anuales de subvención por parte de la Junta de Andalucía, según se ha informado en algunos medios de comunicación,  y no es la primera vez que esta ONG, sin ánimo de lucro, organiza este tipo de talleres.  El año pasado, también en el marco de Día Europeo de la Salud Sexual, el 14 de febrero, organizó un taller de citas en el bar Edén Copas, bajo la campaña «Sin Valentín, pero con condón». Como pueden ustedes imaginar, toda una alegoría al amor y al romanticismo, en honor de San Valentín.

A menudo reflexiono sobre una cuestión que hoy vuelve a aflorar a mi consciente, mientras observo los esperpénticos carteles…  Y es que determinados sectores de la Izquierda parecen estar obsesionados con las cuestiones sexuales, a las que maquillan como cultura, sanidad, educación y hasta religión.  Porque para alcanzar ese paradigma de proyecto de ingeniería social que persiguen a cualquier precio, no cejan en su empeño de tratar de imponernos, su particular concepto de la sexualidad, absolutamente sectario, que pretenden convertir en dogma.

El mayor dislate consiste en que esa Izquierda que utiliza constantemente la petición de respeto, enarbolando la bandera de la libertad y la pluralidad, arremete, sin embargo, con toda violencia,  contra quienes no estamos de acuerdo con su concepción de la vida, de la sociedad, de la familia y de la sexualidad.

Esa pretendida postmodernidad de la que hace gala la Izquierda, sustentada por su relativismo moral, no preconiza el respeto al sexo, sino todo lo contrario, lo instrumentaliza. Tal vez la Junta que preside Susana Díaz, debería replantearse con seriedad sus políticas en materia de educación y prevención sexual, y olvidarse de dar cremitas y dejar en paz a Afrodita y a su manita.

Anuncios