EL LEVIATÁN DE LA EQUIDISTANCIA

el_leviatan_de_la_equidistancia

Aquel día el SEÑOR castigará con su espada feroz, grande y poderosa, a Leviatán, serpiente huidiza, a Leviatán, serpiente tortuosa, y matará al dragón que vive en el mar.” Isaías 27:1

 

Algunos eruditos en las antiguas culturas hebrea o judía, así como diversos estudiosos de la Biblia, han escrito sobre la misteriosa figura del Leviatán, describiéndolo como un terrorífico monstruo marino, capaz de representar al mismísimo mal, de causar el caos y sembrar la destrucción a su paso. En lo que no han coincido exactamente, es en la descripción de su fisionomía, ya que algunos lo imaginan como un gran cocodrilo, otros como una ballena o un tiburón y otros, como una serpiente de proporciones gigantescas. Yo lo imagino como una especie de pulpo gigante con una cabeza dominante que muestra sus fauces amenazantes mientras que con los tentáculos diseminados por sus ocho patas, va  tanteando todo cuanto le rodea, a una distancia de sus fagocitantes fauces lo suficientemente cautelosa, como para no alertar del inminente peligro a sus víctimas.

Mientras visualizo la imagen de este leviatán, el “monstruo” Podemos me viene a la cabeza, como ese ente destructor que busca sembrar el caos, pues en ese desorden e inestabilidad es en el que mejor actúa para dividir y tratar de imponer su proyecto totalitario.

Su líder, Pablo Iglesias, es el encargado de medrar mostrando sus fauces dialécticas y su zurda cerrada con ira. No conforme con llamar “presos políticos” a los detenidos la semana pasada por orden judicial, durante el operativo policial llevado a cabo en Barcelona, para abortar “las estructuras de Estado” que los independentistas estaban ultimando para creación de su ansiada “República Catalana”, ahora se ha atrevido a vaticinar una brutal represión policial sobre ese conjunto de desamparados ciudadanos que solo reclaman “pacíficamente” la independencia de Cataluña.

Y frente a la feroz radicalidad del líder Iglesias… nos hallamos de bruces con la ambigüedad y la equidistancia que en Madrid, Manuela Carmena, presenta ante las situaciones críticas que éticamente no permiten manifestaciones engañifas de medio pelo. Así, ante el desafío secesionista,  la máxima representante en el Ayuntamiento de Madrid del partido político que lo gobierna, vuelve a situarse en la ambigüedad de la que en tantas ocasiones ha hecho gala, evitando manifestaciones expresas sobre la elección entre la defensa de España y la Constitución o, por el contrario, quienes quieren saltarse la legalidad.

Pero hay cuestiones de tan crucial importancia que no admiten dobleces ni equidistancias, y aunque el verbo no sea claro, los hechos delatan los pensamientos y las intenciones.

Y es que desde Ahora Madrid, la marca blanca de Podemos que en la capital lidera Carmena, se había cedido un local municipal en El Matadero para la celebración el día 17 de septiembre de un  acto a favor del referéndum declarado ilegal por el Tribunal Constitucional; acto que finalmente no pudo llevarse a cabo al ser suspendido por el  titular del Juzgado número 3 de lo Contencioso-Administrativo de Madrid.

Asimismo, la pasada semana, mientras en Barcelona las huestes secesionistas rodeaban la Consejería de Economía y Hacienda, para amenazar a la Guardia Civil que registraba el  edificio cumpliendo la oportuna orden judicial, Ahora Madrid y Unidos Podemos respaldaban una manifestación ilegal organizada por “Madrileños por el derecho a decidir” y trataban de llegar a la Puerta del Sol.

Por si alguien albergaba aún género de duda sobre el sectarismo que rezuma Podemos, pudo borrarla de un plumazo al comprobar cómo los veinte ediles de Ahora Madrid, incluida la propia Carmena, votaron durante el pleno celebrado el pasado miércoles  en contra de apoyar a los alcaldes y concejales atacados por defender la Constitución en Cataluña. La portavoz Rita Maestre, se permitió la licencia de apostillar con natural frescura y sin vergüenza, que en su grupo son “orgullosamente equidistantes” y se mostró a favor de la celebración de un referéndum pactado en el que los catalanes puedan decidir sobre su independencia.

De nuevo aparece la pretendida equidistancia que Ahora Madrid o Podemos pretenden colar a los ciudadanos y de la que según Maestre, se sienten muy orgullosos. Nada más lejos de la realidad, los hechos hablan por sí mismos. Y mientras los tentáculos del Leviatán simulan una ambigüedad impostada, las fauces de su líder Iglesias, están preparándose para sacar partido de su pretendida España inestable, aturdida y desmembrada.

 

Anuncios